El presidente de FIDA viaja a México para pedir medidas contra pobreza rural

 

ROMA (EFE).- El presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola de las Naciones Unidas (FIDA), Kanayo Nwanze, viajará mañana a México para pedir a las autoridades de ese país que pongan en marcha medidas contra la pobreza rural.

Nwanze declaró hoy que la eficacia del desarrollo en los países de ingresos medios depende de que se eliminen las desigualdades, según un comunicado del FIDA distribuido antes de su partida desde Roma.

Nwanze viajará a Ciudad de México para analizar con el Gobierno de Enrique Peña Nieto qué medidas puede poner en marcha el país para reducir la pobreza en sus zonas rurales y enfatizar el desarrollo social, explicó el FIDA.

“Las desigualdades pueden eliminarse si nos damos cuenta de hasta qué punto las zonas urbanas y las rurales son interdependientes,” señaló Nwanze.

También dijo que “si las economías rurales no son dinámicas, las personas continuarán migrando hacia las ciudades en busca de trabajo”, y apuntó la necesidad de un mundo en el que la población, el empleo, los servicios y las oportunidades “estén distribuidos de forma más equilibrada”.

Una de las citas claves del viaje de Nwanze será su intervención este jueves en el Colegio de México, en la que promoverá el informe conjunto del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMISP) y el FIDA sobre agricultura familiar en Latinoamérica.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicó en 2013 un informe que situaba a Chile, Estados Unidos y México entre los países con mayor desigualdad en los ingresos.

No obstante, el Gobierno de México creó el año pasado una estrategia llamada “Cruzada Nacional Contra el Hambre” con el objetivo de ayudar a 7 millones de personas que sufren pobreza extrema e inseguridad alimentaria.

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Nacional (CONEVAL) de México estima que en ese país más de 27 millones de personas tienen carencia alimentaria mientras que 11 millones y medio de mexicanos sufre pobreza extrema.

Uno de los proyectos que financia el FIDA en asociación con la Comisión Nacional Forestal está creando nuevos sistemas de aprovechamiento forestal sostenible y de fijación de carbono basados en el desarrollo de actividades no madereras rentables para las comunidades de pueblos indígenas y otros grupos vulnerables.

Nwanze visitará en estos días Oaxaca, una de las regiones en las que se ha puesto en marcha y donde la pobreza extrema afecta a más de la mitad de la población.

“La población rural es parte de la solución a los problemas del mundo”, adelantó hoy el presidente del FIDA como uno de los mensajes que llevará a México.

Y añadió que cuando las inversiones se han dirigido a las zonas rurales “hemos observado una y otra vez que las personas se han visto capacitadas para cultivar más alimentos, poner en marcha sus propios negocios, mejorar la nutrición de sus hijos y enviarlos a la escuela”.

El FIDA es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas con sede en Roma, donde se encuentra el mecanismo central de la ONU para el sector de la alimentación y la agricultura.




Volver arriba