El “jefe de jefes” de Cosa Nostra sigue amenazado desde la cárcel

 

ROMA (EFE).- Toto Riina, “capo” de Cosa Nostra, la mafia siciliana, durante su época más sanguinaria, no sólo no se arrepiente de sus crímenes sino que desde la cárcel continúa amenazando a magistrados como el fiscal de Palermo, Antonino Di Matteo.

Las amenazas a Di Matteo y otra serie de revelaciones mientras dialoga con otro detenido, también perteneciente al crimen organizado, han sido grabadas por las cámaras de seguridad de la cárcel milanesa donde está apresado y que están siendo divulgadas por los medios de comunicación italianos.

Riina se encuentra en la cárcel desde 1993, condenado a 13 cadenas perpetuas debido a los más de cien asesinatos que cometió con sus propias manos y otros tantos que ordenó, como los de los jueces Paolo Borsellino y Giovanni Falcone en 1992.

En estos años nunca ha querido colaborar con la Justicia o se le ha visto un mínimo gesto de arrepentimiento, pero hace algunos meses realizó una declaración coincidiendo con el proceso que se celebra en Palermo sobre el supuesto pacto entre el Estado italiano y la Mafia para acabar con las matanzas de principios de los 90.

Los medios de comunicación han transcrito hoy algunas de estas conversaciones grabadas en la cárcel cuando Riina pasea en el pequeño patio durante su hora de recreo junto con Alberto Lorusso, exjefe de la Sacra Corona Unita, la mafia de la Apulia (sur).

El diario “Corriere della Sera” ha colgado en su página de Internet el vídeo con la conversación del 16 de noviembre de 2013 en la que prácticamente ordena eliminar al fiscal del caso “Nino” Di Matteo.

“Me está volviendo loco”, se oye decir a Riina, que se queja de cómo el magistrado lo “mira a los ojos”.

“¡Cómo se atreve!”, añade el mafioso que afirma que hará que maten a Di Matteo como a “un atún”, al referirse a un método particularmente sangriento que se utiliza en Sicilia para pescar atunes.

“Me da una rabia que este pueblo no quiera matar a ningún magistrado”, se oye decir a Riina, de 82 años.

Escuchar de nuevo hablar en su dialecto siciliano a “La Bestia”, como se le llamaba en Cosa Nostra, como en los tiempos en los que ordenaba atentados en toda Italia, ha causado conmoción en el país.

En las grabaciones, también Riina califica al atentado en el que murieron Falcone, su mujer Francesca y tres guardaespaldas como una “comilona de pasta”, y da otros escabrosos detalles, como que para el atentado contra Borsellino dio orden a sus sicarios “de meter cien kilos más de explosivos” para no fallar.

“Durante un par de años me he divertido. Fui un grande”, explica el exjefe mafioso, que comenta riendo a su interlocutor sobre cómo “voló por los aires” también otra de sus víctimas, el magistrado Rocco Chinnici.

La seguridad de Di Matteo ha sido aumentada y los medios de comunicación han explicado que el compañero de paseos de Riina ha sido trasladado a otra cárcel.

Tras estas grabaciones estalló la polémica debido a que Riina, sometido a un régimen de cárcel duro, haya tenido la posibilidad de hablar con un compañero y sobre todo con un exmafioso.

Para Di Matteo, las palabras de Riina “no son simples amenazas” sino que “son órdenes para que estas intenciones salgan al exterior y sean ejecutadas”.

No obstante, Di Matteo aseguró que “la preocupación y el miedo” no obstaculizarán “la voluntad y la capacidad” de seguir con su trabajo.




Volver arriba