El grupo de comunicación luso Controlinveste despedirá a 160 trabajadores

 

LISBOA (EFE).- Controlinveste, uno de los mayores conglomerados mediáticos de Portugal con presencia en la prensa escrita, la radio y la televisión, anunció hoy que suprimirá 160 puestos de trabajo para “garantizar el futuro” de la empresa.

Se trata de una “decisión difícil” pero “indispensable” para que la firma sea “eficiente” en el futuro, afirmó en un comunicado el grupo, que controla cabeceras como “Diário de Notícias”, “Jornal de Notícias” y el deportivo “O Jogo”, además de radios como “TSF” y la emisora de televisión “Sport TV”, entre otros.

El consejo de administración dio luz verde para iniciar de inmediato el proceso de despido colectivo que afectará directamente a 140 colaboradores, a los que además se sumará la salida de otros 20 empleados a través de rescisiones.

La reestructuración fue anunciada tan sólo cuatro meses después de que el empresario angoleño António Mosquito -con intereses en el sector del automóvil, la construcción civil y el petróleo- comprara un 27,5 % del capital de la empresa, lo que le convierte en el máximo accionista junto con el luso Joaquim Oliveira.

El conglomerado luso atribuyó esta decisión a la difícil situación económica que atraviesan los medios en Portugal, una coyuntura que ha llevado a Controlinveste a cerrar sus tres últimos años fiscales (2011-2013) con pérdidas.

Con la eliminación de 160 puestos de trabajo, la compañía espera lograr un ahorro de 5,5 millones de euros anuales.

“Tenemos una nueva estructura accionista que invirtió en nosotros porque aseguran que el grupo va a crecer de manera sostenible en un futuro próximo”, subrayó la empresa en el comunicado.

El “Diário de Notícias”, uno de los decanos de la prensa lusa -fundado en 1864- y buque insignia de Controlinveste, ha pasado de tener una tirada diaria de aproximadamente 80.000 ejemplares en 2001 a 31.000 en los dos primeros meses de 2014, una caída cercana al 60 por cierto.

El sector de los medios de comunicación lusos ha sufrido una oleada de despidos en los últimos años, coincidiendo con los peores momentos de la crisis.




Volver arriba