El BCE afirma que supervisará indirectamente las cuentas de todos los bancos

 

BERLÍN (EFE).- La representante alemana en el directorio del Banco Central Europeo (BCE), Sabine Lautenschläger, afirmó hoy que el supervisor común, además de analizar directamente las cuentas de las 125 mayores entidades de la eurozona, escrutará de forma “indirecta” las de todas las demás.

Lautenschläger hizo estas declaraciones durante su participación en el congreso de la Asociación de la Banca alemana, en el que explicó que una estrecha coordinación con los supervisores nacionales de las instituciones financieras permitirá al BCE controlar también el estado de los bancos considerados no sistémicos.

“Necesitamos una estructura para que los supervisores nacionales trabajen en estrecha cooperación con los comunes. Así el supervisor común supervisará a unos 125 bancos, pero tendrá una supervisión indirecta de las 4.500 entidades restantes”, aseguró.

La representante alemana del directorio del BCE se mostró “satisfecha” con los “sólidos” avances realizados hasta el momento para que en octubre pueda comenzar a trabajar oficialmente el supervisor.

Entre los hitos de la puesta en marcha, Lautenschläger destacó el acuerdo sobre el modelo de supervisión y las “claras reglas” para la toma de decisiones, para que no se entremezclen la política monetaria -competencia principal del BCE- y la recientemente asumida función supervisora.

Sobre este asunto, que ha levantado suspicacias desde el primer momento sobre todo en Berlín, explicó que el supervisor elevará propuestas cerradas al consejo del BCE para que éste tome una decisión final al respecto y que éste sólo podrá aceptar o rechazar, lo que devolvería la propuesta al supervisor para una posible reelaboración.

Por lo demás, el supervisor bancario común actuará completamente separado del resto del BCE, agregó Lautenschläger.

Con respecto al acuerdo sobre el mecanismo de liquidación bancario, la representante alemana en el directorio del BCE indicó que el consenso en torno a este elemento imprescindible de la unión bancaria envía “una señal de capacidad” de la eurozona, y consideró que es un “gran paso” aunque no el único hacia la integración económica, monetaria y financiera del bloque.




Volver arriba