El 90 % de los contratos firmados en España entre 2008 y 2012 eran temporales

 

BRUSELAS (EFE).- El 90 % de los contratos firmados en España entre 2008 y 2012 fueron temporales, lo que sitúa al país a la cabeza de la Unión Europea en temporalidad laboral, según un informe publicado hoy por la Comisión Europea (CE).

El último informe europeo sobre oferta y contratación, que recopila y analiza datos de 2008 a 2012 de todos los Estados miembros, constata el aumento del trabajo temporal y a tiempo parcial que se vivió en la UE durante la crisis.

“Entre 2008 y 2012, la proporción de contrataciones con contratos no-estándares aumentó del 44 al 46 % en el caso de los contratos a tiempo parcial y del 56 al 59 en el caso de contratos temporales”, según el informe.

Destaca el caso de España, un país en el que “hay una fuerte protección para los contratos permanentes” y donde, en ese periodo, el 90 % de los contratos firmados fueron temporales.

España también se encuentra, junto con Suecia, a la cabeza de la UE en cuanto a contratos de temporada.

La mayoría de los contratos temporales son “involuntarios, lo que demuestra que los solicitantes de empleo se ven obligados a aceptar trabajos temporales o de media jornada”, según la Comisión.

“El informe advierte de los posibles efectos adversos del empleo temporal en el desarrollo profesional”, avisó la CE.

El Ejecutivo comunitario destacó que los jóvenes con baja cualificación fueron “los más afectados por la crisis” y que están aumentando las dificultades a las que se enfrentan los trabajadores poco cualificados en general para encontrar un empleo en Europa.

“Las perspectivas de empleo para las personas con una educación deficiente son nefastas, a menos que adquieran las habilidades y competencias buscadas por los empresarios”, recalcó el comisario europeo de Empleo y Asuntos Sociales, Laszlo Andor.

Los sectores que mayor destrucción de puestos de trabajo registraron fueron la construcción y la industria manufacturera, con una media del 17 % y del 10 % en la Unión Europea, respectivamente, que llegó a alcanzar el 50 % y el 20 % en Grecia, Lituania, Irlanda y España, según los datos del informe.




Volver arriba