EE.UU. insiste en llegar a un acuerdo nuclear con Irán

EE.UU. insiste en llegar a un acuerdo nuclear con Irán

VIENA (EFE).- Los contactos para redactar un acuerdo que asegure que Irán no pretende hacerse con un arma nuclear continúan hoy en Viena dentro del intento de firmar el documento el 20 de julio, un día que Estados Unidos insiste es, en principio, la “fecha límite”.

La sexta ronda de contactos en lo que va de año entre Irán y las grandes potencias seguirá hoy con un encuentro entre el viceministro de Exteriores de Irán, Abas Araqchi, y la vicesecretaria general del Servicio Europeo de Acción Exterior, Helga Schmid.

Está previsto que hasta el día 15 se sucedan contactos bilaterales, reuniones técnicas y sesiones plenarias entre las dos partes, Irán y el Grupo 5+1, formado por Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia mas Alemania.

El objetivo sigue siendo cerrar un acuerdo el día 20 de julio, una fecha que Estados Unidos ha definido como tope.

“Seguimos comprometidos con el día 20 como fecha límite para estas negociaciones”, aseguró anoche a los medios en Viena una fuente diplomática estadounidense de alto rango.

Aunque Irán ha mantenido en varias ocasiones que los contactos podrían prolongarse si no hay acuerdo para ese día, esa fuente de Estados Unidos indicó que “una extensión (de las negociaciones) no es de ninguna manera automática”.

“Todas las partes tienen que estar de acuerdo”, señaló este alto cargo de Estados Unidos, que habló bajo la condición de anonimato.

Aunque la hoja de ruta pactada el pasado noviembre entre Irán y el G5+1 fijó el 20 de julio como fecha tope de la negociación, la puerta quedó abierta para una posible prorroga de los contactos.

“Creemos que aún hay tiempo para alcanzar un acuerdo”, opinó esa fuente diplomática.

El objetivo del acuerdo es limitar el programa nuclear iraní para asegurar que Teherán no está en disposición de lograr a corto plazo fabricar una bomba, al tiempo que se le garantiza su derecho a usar la energía atómica con fines civiles.

Entre los puntos más conflictivos se encuentra el de si a Irán se le debe permitir producir uranio enriquecido, un material de uso tanto civil como militar.

Estados Unidos mantiene que el escenario ideal es que Teherán renuncie a su programa de enriquecimiento o, al menos, quedar muy limitado.

“Una fracción de lo que tienen ahora mismo”, definió el diplomático estadounidense, que cuestionó la necesidad de Irán de fabricar su propio uranio enriquecido.

Por su parte, Irán ha negado que haya accedido ya a una reducción de su programa de enriquecimiento de uranio, como han indicado algunos medios.

En ese sentido, Araqchi ha afirmado que las informaciones sobre el número de centrifugadoras (las máquinas que procesan el uranio enriquecido) que Teherán estaría dispuesto a tener “son meras alucinaciones de los medios extranjeros”, según recoge la agencia IRNA




Volver arriba