EE.UU. entregará dinero a Moldavia para reforzar sus fronteras

 

MOSCÚ, Rusia (EFE).- La secretaria de Estado adjunta de EEUU, Victoria Nuland, anunció hoy la entrega de 10 millones de dólares a Moldavia para que refuerce sus fronteras con la república separatista de Cisdniéster, que quiere unirse a Rusia.

“La situación en la región no es fácil. Por eso, hemos decidido sumar a lo prometido otros 10 millones de dólares para fortalecer la seguridad de las fronteras”, aseguró Nuland en la capital moldava, según las agencias rusas.

Nuland llegó hoy a Chisinau en una visita relámpago, un día después de que el presidente ruso, Vladímir Putin, alertara a su colega estadounidense, Barack Obama, sobre el bloqueo internacional al que está sometido Cisdniéster por parte de Moldavia y Ucrania.

“No es casualidad que me encuentre hoy en Moldavia. Queremos confirmar nuestro apoyo a la integridad territorial de Moldavia y el derecho del pueblo de Moldavia a hacer su elección en favor del progreso y la integración europea”, dijo Nuland.

La diplomática estadounidense negó el supuesto bloqueo del que es víctima Cisdniéster, ya que el comercio y el turismo no se han interrumpido en ningún momento y decenas de miles de personas siguen cruzando la frontera.

“Si en Cisdniéster hablan de bloqueo, entonces Rusia debería aprovechar para influir en los líderes de Cisdniéster para que garanticen el acceso de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) a la región, incluido a la frontera”, subrayó.

Nuland recordó que “la Unión Europea dispone de una misión que ha informado de que en la frontera se observa un régimen normal de movimiento de personas”.

Estados Unidos aboga por “el arreglo del conflicto (de Cisdniéster) exclusivamente por la vía pacífica y por medios diplomáticos. Confiamos en que la situación siga siendo estable y el diálogo continúe”, resaltó.

El sábado Putin llamó a Obama para hablar supuestamente sobre Ucrania y Crimea, pero aprovechó para poner sobre la mesa la situación en Cisdniester, conflicto en el que también se encuentran implicados rusos étnicos.

El jefe del Kremlin denunció “el bloqueo exterior al que prácticamente está sometido Cisdniester, lo que dificulta notablemente las condiciones de vida de los habitantes de la región, dificulta sus movimientos, el comercio y la actividad económica”.

Nada más estallar el conflicto en la autonomía ucraniana de Crimea, que entró la pasada semana a formar parte de la Federación Rusa, se trazaron los primeros paralelismos con Cisdniéster.

En Cisdniéster, que rompió lazos con Moldavia tras una cruenta guerra civil (1992-1993) en la que contó con la ayuda de Moscú, más del 60 por ciento de la población es rusa y ucraniana.

Mientras en Crimea los rusos son más de la mitad de los casi dos millones de habitantes de la península, en la región secesionista moldava representan entre 150.000 y 200.000, un tercio del poco más de medio millón de habitantes del territorio.

A esto se suma que, mientras en Crimea tenía su base la Flota rusa del de Marzo Negro, en Cisdniéster hay entre 1.000 y 2.000 soldados rusos desde 1993, supuestamente como fuerzas de pacificación y para guardar los arsenales soviéticos.

Al igual que hiciera Crimea el pasado 16 de marzo, las autoridades de Cisdniéster organizaron en 2006 un referéndum en el que un 96 % de la población apoyó la independencia para la posterior incorporación a Rusia.




Volver arriba