Detienen al “Madoff” belga por una supuesta estafa de 100 millones

Detienen al “Madoff” belga por una supuesta estafa de 100 millones

 

BRUSELAS (EFE).- Las Policía ha detenido en Amberes (norte de Bélgica) a Stéphane Bleus, denominado el “Madoff” belga, por haber estafado presuntamente de manera similar que el inversor estadounidense a decenas de víctimas por un monto de unos 100 millones de euros, informaron hoy los medios locales.

El juez de instrucción Michel Claise le ha puesto bajo mandato de detención, indicó el diario económico “L’Echo”, que sostuvo que las autoridades habían hallado a Bleus en Amberes.

Las autoridades sospechaban que el “Madoff belga” ya había abandonado Bélgica y se había refugiado en Kosovo, en Montevideo, Luxemburgo o en el Reino Unido.

Bleus era buscado por las autoridades judiciales, pero estaba huido y había borrado todos los rastros de su identidad, pese a lo que la Policía recibió una pista sobre su posible ubicación en Amberes.

La Policía acudió con el juez de instrucción y dieron con Bleus en el domicilio de un amigo suyo, de nombre Bruno, que le había acogido hace más de un mes y con el que ya había convivido entre 2002 y 2004, según confirmó él mismo a “L’Echo”.

Bleus había logrado desarrollar una verdadera red de empresas oscuras con estructuras en Bélgica, el Gran Ducado de Luxemburgo y el Reino Unido, con las que presuntamente se hizo con hasta 100 millones de euros estafando a unas 70 víctimas, principalmente belgas, a través de la sociedad luxemburguesa Pegasius.

El “escaparate” de Bleus en Bruselas, Paragon International Management Holding, se declaró en suspensión de pagos el pasado 10 de febrero.

Se han abierto dos procesos penales en su contra en Luxemburgo y en Bruselas por fraude, falsificación y uso de falsificación, así como por abuso de confianza y violación de la legislación del sector financiero.

Según “L’Echo”, el objetivo último de la estafa habría sido generar buenas relaciones con la Iglesia para que ésta invirtiera en las empresas oscuras de Bleus.

De acuerdo con el diario “Le Soir”, una de sus sociedades creadas en Luxemburgo se benefició de una aportación de medio millón de euros de una congregación religiosa de Bélgica.

El “Madoff” belga, que se presentó como un gestor de fortunas y que utilizó Bruselas como “escaparate” para atraer a potenciales inversores, prometía a sus víctimas rendimientos de entre un 9 % y un 25 % sobre sus ahorros.

En los últimos años no ha escatimado esfuerzos para congraciarse con la Iglesia, afirman los medios locales, que explican que, para que los creyentes confiaran en él creó incluso una librería especializada en libros religiosos y se apoyó en una editorial llamada “Las ediciones romanas”.

Una decena de inversores, representados por el abogado Thierry Afschrift, presentaron una denuncia penal ante el fiscal de Luxemburgo.

Del caso luxemburgués se encarga la juez de instrucción Isabelle Jung, quien ha detectado cinco posibles delitos- fraude, abuso de confianza, falsificación y uso de falsificación y violación de la ley sobre el sector financiero.

En Bruselas, el caso también ha tomado forma jurídica, donde el abogado Armand Broder, designado administrador concursal de Paragon, presentó una denuncia en Bruselas por falsificación y uso de falsificación y abuso de bienes sociales.

Además, Nicolas Hermes, un exempleado de Paragon, denunció por segunda vez la estructura oscura de Bleus ante el Servicio Especial de Impuestos (ISI) de Bélgica, tras lo cual los inspectores de Hacienda registraron la sede y se llevaron todo el material de la empresa.




Volver arriba