Detienen al ex presidente Nicolás Sarkozy

Detienen al ex presidente Nicolás Sarkozy

El expresidente Nicolás Sarkozy fue detenido para que rinda declaración ante la Policía Judicial de Nanterre, sobre un caso de presunto tráfico de influencias y violación del secreto de instrucción.- (EFE)

PARÍS (NOTIMEX).- La detención hoy del expresidente francés Nicolás Sarkozy, por presunto “tráfico de influencias”, es inédita en los anales de la política en el país, salpicada de escándalos de corrupción en las tres últimas décadas.

Sarkozy, abogado de formación y presidente conservador de Francia entre 2007 y 2012, permanece detenido desde esta mañana en los locales de la Oficina Anticorrupción de la Policía Judicial de Nanterre, al norte de París.

En los 55 años de fundación de la actual quinta República francesa, ningún presidente había estado bajo el régimen de “garde á vue” (bajo vigilancia), privado de libertad, en una comisaría de policía, por un periodo de tiempo que legalmente puede durar hasta 48 horas.

“Estamos acostumbrados a lo inédito con Nicolás Sarkozy”, declaró este día con ironía el ministro francés de Trabajo, François Rebsamen, opositor al partido de Sarkozy, quien también está siendo investigado por ‘violación de un proceso de investigación’ judicial.

En 2011, el exmandatario también conservador Jacques Chirac fue condenado en el caso de los empleos ficticios del Ayuntamiento de París, pero nunca fue privado de su libertad, recordaron medios locales.

En noviembre de 2012, Sarkozy fue interrogado en el caso Bettencourt, de la rica heredera de la firma de cosméticos L’Oreal, pero en calidad de ‘testigo asistido’ y finalmente fue absuelto.

De acuerdo con fuentes jurídicas, Sarkozy está siendo interrogado en los locales de la policía judicial, pero en tanto que expresidente no está detenido en una celda sino que tiene acceso a un despacho, aunque permanece bajo vigilancia policial.

Sarkozy, quien no goza de inmunidad por haber sido presidente, tiene el derecho de ser asistido por un abogado aunque no por su letrado habitual, Thierry Herzog, quien se encuentra detenido desde la víspera implicado en el mismo caso.

Sarkozy, cuyo teléfono celular fue intervenido por jueces franceses, está considerado como sospechoso, entre otras acusaciones, de haber creado una red de informadores compuesta por policías y sobre todo por altos magistrados de la Corte Suprema de Francia.

Los jueces implicados le habrían reportado información confidencial sobre la evolución de varios casos en los que Sarkozy estaba implicado. Los magistrados le habrían informado incluso de que su celular estaba siendo escuchado por la policía.

De acuerdo con la radiodifusora France Info, el expresidente será confrontado esta tarde a su abogado y a dos jueces implicados en el caso, que fueron detenidos la víspera como presuntos cómplices de Sarkozy en el caso.

La ley francesa autoriza a los investigadores del caso a retener a Sarkozy en los locales policiales hasta el próximo jueves.

Experto jurídicos indicaron además que en la mayoría de este tipo de detenciones los implicados son inculpados, procesados con cargos, que deben ser investigados posteriormente por un juez de instrucción.

El partido de Sarkozy, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), denunció la detención del expresidente, que algunos de sus miembros consideraron como un “linchamiento”.

Algunos diputados estimaron que se emplearon ‘medios desproporcionados’ en la detención de Sarkozy, quien llegó esta mañana a la oficina de la Policía Judicial en un automóvil con su chofer y su guardaespaldas.

Otros miembros de la UMP consideraron que con la detención no se respetó su derecho de la presunción de inocencia, sino que se le aplicó el de “presunción de culpabilidad”.

Analistas consideraron que la detención de Sarkozy “compromete” su regreso a la política activa después de un retiro temporal al final de su presidencia en 2012, luego de perder las elecciones frente al actual jefe de Estado, Francois Hollande.

En los últimos días, el expresidente y miembros de su entorno habían dado señales en varios medios de comunicación próximos a la derecha francesa de que Sarkozy preparaba su regreso a la política.- David del Río




Volver arriba