Detectan segundo espía en Alemania

Al parecer no tiene relación con un detenido anterior

BERLÍN (EFE).- El escándalo del espionaje estadounidense en suelo alemán sacudió ayer de nuevo al gobierno de Berlín al ser detectado un segundo presunto espía al servicio de Washington, esta vez en el Ministerio de Defensa germano.

Después de que la semana pasada fuera detenido un supuesto agente doble que filtraba información a Estados Unidos, la Fiscalía Federal y el departamento policial de lo criminal registraron ayer en Berlín un domicilio particular y oficinas vinculadas a un segundo sospechoso, aparentemente sin conexión con el primer arrestado.

La Fiscalía confirmó los registros y la incautación de varias computadoras y memorias de datos sin facilitar más detalles, a la espera de analizar todo el material, pero informaciones difundidas por las televisiones públicas NDR y WDR y por el diario “Süddeutsche Zeitung” ratificaron la vinculación del caso con Estados Unidos.

Fuentes del Ministerio de Defensa aseguraron que se toman “muy en serio” el asunto y, en rueda de prensa, el portavoz de la Cancillería, Steffen Seibert, subrayó las “claras diferencias de parecer” que hay entre Washington y Berlín.

El espionaje masivo en Alemania, que comenzó a salir a la luz pública hace un año con las revelaciones el ex analista de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense Edward Snowden, ha “herido la confianza” de Berlín en un aliado “de enorme trascendencia”, recalcó Seibert.

Según apuntó, se están manteniendo “contactos intensos” a “distintos niveles” con la administración estadounidense.El embajador de Estados Unidos en Berlín, John B. Emerson, volvió ayer al Ministerio de Asuntos Exteriores para abordar la cuestión, después de haber sido convocado ya la semana pasada.El caso aumenta la presión sobre la canciller alemana, Angela Merkel, que ha intentado en los últimos meses mantenerse firme ante la Administración de Barack Obama sin romper los lazos con uno de sus principales socios en el mundo occidental.Ayer rehusó pronunciarse sobre el nuevo caso de espionaje, pero confirmó que la CIA se había puesto en contacto con la Cancillería.Según el semanario “Der Spiegel”, el director de la CIA, John Brennan, telefoneó personalmente al coordinador de los servicios secretos alemanes, Klaus-Peter Fritsche, quien depende directamente de la canciller, para intentar “minimizar los daños”.De acuerdo con las informaciones filtradas por los medios, el servicio de espionaje militar alemán fue el que detectó las actividades del presunto espía, empleado en el Ministerio de Defensa, y trasladó su investigación a la Fiscalía cuando recabó suficientes indicios sobre sus actividades.A la espera de que preste declaración, el sospechoso no ha sido todavía detenido porque por el momento no hay suficientes pruebas sólidas para acusarlo.”Lo que se esconde detrás aún no está claro”, manifestó la ministra de Defensa, Ursula von der Leyen, al diario “Berliner Zeitung”.Sin embargo, Berlín reconoce que este nuevo escándalo debe tener consecuencias y que, como dijo Ursula Von der Leyen, Washington debe decidir “cómo quiere que sea la cooperación en el futuro”.Este último caso se une a la detención la semana pasada de un agente alemán de 31 años que trabajaba en la central de los servicios germanos de inteligencia en Pullach (Baviera) y que estaba en contacto con la CIA presuntamente desde hacía dos años.En ese tiempo llegó a vender a Estados Unidos 218 documentos internos, entre los que se encontraban informes de la comisión parlamentaria de investigación creada a raíz de las polémicas revelaciones de Snowden sobre el programa de escuchas masivo en suelo alemán.Hoy está previsto que se reúna en el Bundestag (el parlamento supremo alemán), la comisión de secretos oficiales para abordar los dos últimos casos de espionaje conocidos, que vuelven a tensar las ya delicadas relaciones con Washington.

Espionaje | Escándalo

Un nuevo caso de espionaje de Estados Unidos a Alemania surgió ayer.

Embajador convocado

El embajador de Estados Unidos en Berlín, John B. Emerson, acudió al Ministerio de Asuntos Exteriores para tratar el asunto.

Presión a la canciller

El caso aumenta la presión sobre la canciller Angela Merkel, que ha intentado en los últimos meses mantenerse firme ante la administración de Barack Obama sin romper los lazos con uno de sus principales socios en el mundo occidental.




Volver arriba