Desfiles y disturbios

Marchas se salen de control en España y Turquía

Un manifestante en Barcelona empuja un contenedor de basura en llamas en las protestas del 1 de mayo
1 / 3


Un manifestante en Barcelona empuja un contenedor de basura en llamas en las protestas del 1 de mayo
A la izquierda, un activista en Turquía lanza proyectiles a la policía de Estambul, en el marco del Día del Trabajo. Arriba, una venezolana en un acto oficial con por la misma efeméride


MÉXICO (EFE y Notimex).- Diversas marchas, eventos y mítines se celebraron ayer en distintas partes del mundo para conmemorar el Día del Trabajo, algunas de las cuales terminaron en protestas, disturbios y enfrentamientos con las autoridades.

En Barcelona, España, una “manifestación alternativa” por el Día del Trabajo que convocaron grupos anticapitalistas concluyó con disturbios, la detención de al menos tres personas y mobiliario urbano destruido.

La marcha fue organizada por algunos sindicatos de ideología anarquista como la Confederación General del Trabajo y la Confederación Nacional del Trabajo y otros grupos. La caminata se tuvo que suspender antes del final debido a los incidentes.

La mayoría de manifestantes se dispersaron debido a que la policía anunció por megáfono que intervendría ante los ataques que unos encapuchados hicieron contra sucursales bancarias, comercios y quemaron contenedores de basura.La policía catalana detuvo al menos a tres de ellos a los que trasladó a dependencias policiales.La manifestación alternativa se realizó horas después de que las principales centrales obreras realizaran las marchas por el Día del Trabajo que se saldaron sin incidentes.

A su vez, en Turquía, grupos de manifestantes y la Policía se enfrentaron ayer cuando una marcha convocada por varios sindicatos intentaba avanzar hacia la céntrica plaza Taksim, clausurada por orden del gobierno, para celebrar la fiesta del 1 de Mayo, según informan los medios locales.

Los primeros choques se registraron en la mañana tanto en el barrio de Sisli como en el de Besiktas donde las fuerzas de seguridad bloquearon con vehículos blindados las marchas de los grupos sindicales.

Los choques se extendieron a 14 puntos distintos de la ciudad, según la emisora Yol TV. Todos los accesos a la plaza fueron cerrados por vallas metálicas y sólo se permitió el acceso a los residentes o a quienes trabajan en la zona, según el diario Hürriyet Daily News.Los agentes emplearon en algunos momentos granadas de gas lacrimógeno y balas de plástico para dispersar a grupos menores de manifestantes.Estambul amaneció ayer paralizada en gran parte, con un enorme contingente policial rodeando la céntrica plaza de Taksim, y el servicio de numerosos medios de transporte, como barcos, tranvías, autobuses y metro, suspendido para obstaculizar la afluencia de manifestantes.El gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, advirtió un día antes que iba a impedir cualquier intento de manifestación en Taksim, por el riesgo de que se produjeran “provocaciones”, mientras que varios grandes sindicatos y las federaciones de médicos y arquitectos anunciaron su decisión de marchar hacia esta plaza, un símbolo de la lucha obrera, pese a la prohibición.

En Alemania, las denominadas “marchas revolucionarias” del 1 de Mayo concluyeron con altercados en Berlín y Hamburgo, localidad en la que, según medios locales, se registraron trece detenidos y más de cincuenta heridos en enfrentamientos entre los manifestantes y la policía de esas ciudades.

Tanto en la capital como en la ciudad portuaria los manifestantes, convocados por diferentes grupos y colectivos de izquierdas, lanzaron piedras, botellas y petardos a las fuerzas de seguridad antes de dispersarse, provocando altercados de diferente intensidad.Los más destacados, según los medios locales, tuvieron lugar en Hamburgo, donde la marcha congregó a 2,200 personas y concluyó con varias barricadas en llamas y escaparates rotos.La policía, 1.800 agentes desplegados ante la previsión de incidentes, disolvió la manifestación lanzando chorros de agua.Fuentes policiales y sanitarias citadas por el digital “Der Spiegel” informaron de trece detenidos y más de cincuenta heridos.La marcha de Berlín, en la que particiaron 19,000 personas, según las fuerzas de seguridad, y 25,000, según los organizadores, también acabó con altercados aislados.Fuentes policiales calificaron no obstante esta manifestación de “relativamente pacífica”, en comparación con los disturbios registrados en años precedentes en la capital.

Asimismo, en Venezuela, el vicepresidente Jorge Arreaza, señaló que “el pueblo venezolano tiene suficientes razones para celebrar” el Día del Trabajador, ya que, aseguró, el 93.8 % de la población de ese país tienen empleo.

“Lo más importante es que el pueblo venezolano tiene suficientes razones para celebrar, el desempleo en febrero fue el más bajo, 7.2 % de desempleo. Eso quiere decir que el 93.8 % de los venezolanos están empleados, estamos mejorando la calidad del trabajo”, expresó Arreaza al canal estatal VTV.Arreaza celebró el aumento del salario mínimo del 30% que decretó hace dos días el presidente Nicolás Maduro, que eleva el sueldo básico a 4,251.78 bolívares (unos 9 mil pesos), algo que dijo ha ocurrido en al menos 25 ocasiones en los últimos 15 años en Venezuela.”La revolución ha hecho 25 aumentos en 15 años, eso no ocurre en ningún país del mundo. Vayan a España, vayan a Estados Unidos, vayan a cualquier país de nuestra América incluso, y verán cómo la situación es distinta cuando no es grave como en Europa”, sostuvo.El presidente de la chavista Central Socialista de Trabajadores (CST), Wills Rangel, dijo en un acto de Gobierno que a partir de este mayo el “pueblo trabajador de Venezuela” deben ser “milicianos de la patria”.”Hay que elevar el nivel de conciencia, tenemos que garantizar la productividad, la economía, tenemos que generar divisas de otros sectores, no puede seguir siendo solo las divisas del sector petrolero”, apuntó.Los seguidores del “proceso revolucionario”, liderado por el presidente Nicolás Maduro, confluyeron en una plaza de Caracas en la celebración del Día del Trabajador, a la que llegaron marchas procedentes de tres puntos del centro oeste de la ciudad. Por su parte, con un llamado a los venezolanos a luchar por la unión nacional y la paz, el mandatario Nicolás Maduro celebró el Día del Trabajo y aseguró que, como presidente obrero, “le voy a dar revolución y más revolución al pueblo y a la clase obrera]. “Hoy conmemoramos una fecha de lucha, por eso mi primer mensaje es que luchemos por la paz, con amor contra el odio, por la convivencia racional contra la intolerancia, por la coexistencia pacífica de los modelos políticos que representen al país”, resaltó el mandatario.En Chile, los trabajadores manifestaron su apoyo a las reformas que impulsa el gobierno de Michelle Bachelet, pero advirtieron de que no dejarán “la calle ni la presión” para que se hagan realidad.”Lo reafirmamos de cara a los trabajadores. Somos y seremos los más leales con las transformaciones que Chile demanda y asimismo los que más presionaremos porque se cumpla el programa de gobierno”, afirmo Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).”Somos leales, pero no abandonaremos la calle”, sostuvo la dirigente en el mitin con que culminó en Santiago una multitudinaria marcha conmemorativa del Día Internacional de los Trabajadores.A la manifestación, según fuentes policiales, asistieron unas 10,000 personas, aunque los organizadores aseguran que fueron muchísimas más.La marcha, que por primera vez en muchos años pasó frente al emblemático palacio de la Moneda, sede del Gobierno, contó con la presencia de varios ministros, entre ellos la titular de Trabajo, Javiera Blanco; la de Desarrollo Social, Fernanda Villegas, y el ministro portavoz, Álvaro Elizalde.Al término del acto, hubo algunos disturbios provocados por jóvenes encapuchados que gritaban consignas anarquistas que primero fueron neutralizados por el servicio de orden de la manifestación y después por los carabineros, algunos de los cuales fueron agredidos.Una motocicleta policial fue quemada por los encapuchados, que finalmente se dispersaron.Trece manifestantes y siete carabineros resultaron lesionados al término de la marcha, en la que hubo 40 detenidos a raíz de los incidentes que se produjeron al final, informó el intendente de Santiago, Claudio Orrego.Además, cuatro motocicletas policiales fueron dañadas por los encapuchados, a quienes la líder de la CUT calificó de “una turba que nunca tiene rostro”.En Inglaterra, los principales sindicatos y grupos políticos británicos celebraron el Día del Trabajo con un llamado a la reconquista de los derechos sindicales y humanos, y a la solidaridad internacional. Este año el Día del Trabajo fue dedicado a dos figuras del movimiento sindicalista británico que fallecieron en marzo pasado, el líder de los transportistas Bob Crow y el político laborista Tony Benn, quien durante 20 años participó en las manifestaciones.




Volver arriba