Descubren una mutación que “inmuniza” al mosquito de la malaria

MADRID (EFE).- Un equipo internacional de científicos descubrió una mutación del centro activo de una proteína que permite al mosquito transmisor de la malaria ser inmune al DDT, uno de los insecticidas más usados en el mundo.

La investigación, en la que participaron investigadores del Instituto de Química Física Rocasolano del Centro Superior de Investigaciones Científicas español (CSIC), se publicó en la revista científica Genome Biology.

Los científicos estudiaron la resistencia del mosquito Anopheles funestus al DDT, y sus conclusiones podrán ayudar al desarrollo de nuevos compuestos efectivos contra la enfermedad.

Puesto que la malaria es una enfermedad que se transmite a través de la picadura de mosquitos de esa familia, su prevención se basa en el uso de repelentes y mosquiteras impregnadas con insecticida.

Sin embargo la resistencia a muchos de esos compuestos es un problema para el control de la población de mosquitos portadores de parásitos de malaria.

El estudio demostró que es fundamental programar el uso de insecticidas y alternar su uso, para que los mosquitos no generen resistencias.

En declaraciones a Efe, Armando Albert, investigador del Departamento de Cristalografía del Instituto de Química Física Rocasolano, explicó que la investigación ha establecido una relación entre los lugares que usan DDT y esta resistencia.

“Hemos comprobado que los países donde el uso del DDT ha sido ‘extensivo’, como Benin, Uganda, Camerún o Ghana, los mosquitos son inmunes a este insecticida”, añadió.

Esa resistencia es algo menor en Mozambique, Malawi, Zambia, Kenia o Uganda, “lugares donde todavía no hay resistencia porque este insecticida se ha utilizado menos”, dijo el investigador.

El hallazgo permitirá de forma muy fácil determinar en laboratorio si el DDT va a ser efectivo contra un mosquito o no, incluso “con un equipo portátil en un pueblo perdido de África se podría saber”.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2012 hubo 207 millones de casos de malaria en el mundo, y de ellos, 627.000 personas murieron.

El noventa por ciento de esas muertes se registran en el África Subsahariana.




Volver arriba