Continúa la búsqueda de la reliquia del papa Juan Pablo II

ROMA, Italia (EFE).- La policía italiana continúa la búsqueda con perros adiestrados de la reliquia perteneciente a Juan Pablo II que fue robada el pasado sábado en la pequeña iglesia de San Pietro della Ienca, en el L’Aquila, en la región italiana de Los Abruzos.

La búsqueda, en la que participan cerca 50 carabineros (policía militar italiana), se ha retomado hoy después de que ayer tuvo que ser suspendida al caer una fuerte nevada.

Los carabineros están concentrando la batida en los alrededores de la iglesia en espera de que los ladrones se hayan podido deshacer inmediatamente de la reliquia y de la cruz que también sustrajeron.

La reliquia es un pequeño trozo de tela de la sotana de Juan Pablo II que quedó manchada de sangre durante el atentado que sufrió en la Plaza de San Pedro el 13 de mayo de 1981.

En 2011, el histórico secretario de Juan Pablo II, el cardenal Stanislaw Dziwisz, entregó a la comunidad de Los Abruzzo esta reliquia como “una muestra de su amor hacia la montaña”.

Juan Pablo II, que será santificado el próximo 27 de abril, se encontraba muy unido a la zona donde se erige el pequeño santuario donde se ha cometido el robo, al encontrarse muy cerca de la montaña de Gran Sasso, cerca de los Apeninos, donde el Papa Woytila acudía con cierta frecuencia a pasear, meditar e incluso esquiar.

La Fiscalía de L’Aquila ha abierto una investigación para esclarecer los posibles motivos de este robo.

En un primer momento se barajó la posibilidad de que se tratase de un robo para realizar algún rito satánico, pero ahora se estudia la posibilidad de que se trate de un robo vinculado a un coleccionista.

El arzobispo de L’Aquila, Giuseppe Petrocchi, ha realizó un llamamiento a los autores de esta “acción despreciable” para que la preciosa reliquia vuelva lo antes posible a la devoción de todos los que acuden al Santuario de San Pietro de Jenca, según informó hoy Radio Vaticano.

Como recordó el presidente de la asociación cultural “San Pietro della Ienca” a los medios italianos, la reliquia es de gran importancia ya que sólo existen tres con la sangre del papa polaco.

En agosto de 2012, tres ladrones a bordo de un tren robaron una mochila de un sacerdote que contenía un relicario a forma de libro en el que se encontraba la ampolla de sangre de Juan Pablo II, pero fue encontrada pocas horas después al haber sido abandonada cerca de la estación de ferrocarril de Marina di Cerveteri, en el litoral de Roma




Volver arriba