Confiscan marfil y colmillos de elefante en Birmania

LONDRES (EFE).- Expertos de una universidad británica anunciaron hoy el descubrimiento de más de 3.000 piezas de marfil y 50 colmillos de elefante que iban a ser vendidos de forma ilegal en la frontera entre Birmania y China.

Las piezas de marfil, sin tallar y procedentes del tráfico ilícito, fueron descubiertas por miembros de la Universidad Oxford Brookes y de la organización ecologista TRAFFIC cuando estaban a la venta en la ciudad birmana de Mong La, fronteriza con China.

El marfil estaba destinado a China, que se considera el mayor consumidor de marfil del mundo y de donde provienen gran parte de los habitantes de Mong La, incluidos quienes se dedican al negocio de entrada ilegal y venta de marfil.

Se considera que la mayoría de piezas provenían de África y se encontraban expuestas en escaparates de decenas de tiendas.

“Nuestras observaciones sugieren que Mong La puede ser uno de los mayores mercados no regulados en Asia y uno en los que más abiertamente se muestran las piezas”, dijo Vincent Nijman, profesor de la Universidad Oxford Brookes, que destacó el importante incremento de la venta ilegal del marfil en los últimos años.

Nijamn apuntó que “ni China ni Birmania están aplicando eficazmente los reglamentos internacionales firmados en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies en Peligro de Extinción”, por lo que hizo un llamamiento a sus gobiernos para que tomen medidas para “acabar con el comercio ilícito de marfil”.

En 2006 empezó a funcionar en la zona TRAFFIC, cuyas funciones principales son el monitoreo de la venta ilegal de material salvaje y el control que el comercio de plantas y animales silvestres no constituye una amenaza para la conservación de la naturaleza.

Chris Shepherd, director en Asia de esta red, que trabaja conjuntamente con la organización conservacionista WWF, declaró que el aumento del volumen de marfil que se vende en la frontera “es señal que no se están aplicando los acuerdos internacionales para reducir su venta ilegal”.

Este descubrimiento se ha producido menos de una semana después de que China destruyera públicamente más de seis toneladas de marfil en la provincia Guangdong, en un gesto con el que quiso mostrar su compromiso por la protección de este material.

El comercio transfronterizo de marfil está prohibido por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITE), aunque a Birmania se le permite la venta de puntas de colmillos de elefante.

Birmania es uno de los tres países de Asia, junto con Laos y Camboya, que nunca ha presentado informes sobre decomisos de marfil al Sistema de Información de Comercio de Elefantes, la base de datos a nivel mundial que TRAFFIC gestiona.




Volver arriba