Condena a un hutu que inició una matanza tutsi en Ruanda

El exalcalde hutu de la localidad de Kiziguro (Ruanda), Onesphore Rwabukombe, se sienta en el banquillo de la audiencia territorial de Fráncfort, Alemania.- (EFE)

BERLÍN (EFE).- La audiencia territorial de Fráncfort condenó hoy a 14 años de cárcel a Onesphore Rwabukombe, exalcalde hutu de la localidad de Kiziguro (Ruanda), por haber incitado a sus seguidores en 1994 a perpetrar una masacre en la que murieron al menos 400 personas pertenecientes a la etnia tutsi.

Rwakombe, que vive en Alemania como peticionario de asilo desde 2002 y tiene 56 años, fue hallado culpable de complicidad con un delito de genocidio.

Contra el condenado pesaba una orden de detención internacional, pero no fue extraditado a Ruanda por considerarse que ese país no ofrecía las garantías suficientes para hacer frente a un proceso penal, por lo que se le juzgó en Alemania en aplicación del principio de la jurisdicción universal para delitos contra la humanidad.

La Fiscalía, que se basó en declaraciones de quince testigos ruandeses, había pedido cadena perpetua, mientras que la defensa solicitaba la absolución del acusado por considerar que los testimonios eran contradictorios.

En un comunicado, la sección alemana de Amnistía Internacional (AI) celebró que el proceso haya podido realizarse ya que, “al margen de la sentencia, muestra que todo aquel que sea responsable de un genocidio tiene que contar con ser llevado a los tribunales”.

“El proceso mostró que un proceso judicial por graves violaciones de los derechos humanos es posible en Alemania. Pese a todas las dificultades de este proceso, es importante mantener el principio de la jurisdicción universal”, dijo el experto en derecho internacional humanitario de AI Patrick Kroker.

Según el principio de la jurisdicción universal, las violaciones de los derechos humanos pueden llevarse ante los tribunales de cualquier país, independientemente del lugar donde hayan ocurrido los hechos y del lugar de residencia del acusado.




Volver arriba