Científicos hallan un patrón homogéneo en los “círculos de hadas” en Namibia

 

BERLÍN (EFE).- Científicos alemanes, italianos e israelíes han descubierto un patrón homogéneo en la formación de los misteriosos círculos sin vegetación de las praderas de Namibia, lo que demostraría una “autorregulación” de la vegetación y desmonta la teoría de las termitas.

El estudio, publicado esta semana en la revista científica “Ecography” y llevado a cabo por el Centro de Investigación Medioambiental Helmholtz en Leipzig (Alemania) indica que estas enigmáticas calvas de la costa suroeste de África siguen un patrón de distribución espacial y homogéneamente comprensible.

“Aunque los científicos han estado tratando de responder esta pregunta desde hace décadas, su misterio sigue sin resolverse”, afirma en un comunicado Stephan Getzin, líder de la investigación y dedicado en los últimos quince años a explorar este extraño fenómeno.

Hasta la fecha, existen tres teorías que podrían explicar la formación de estos “círculos de hadas”, como se conocen coloquialmente, la más popular de las cuales es la que defiende que serían las termitas las que causan la muerte regresiva de la vegetación, mordisqueando su base.

Otros investigadores consideran que son los hidrocarburos que emanan del subsuelo los que echan a perder estas zonas -que pueden alcanzar hasta 20 metros de diámetro-, mientras que una tercera teoría lo achaca a una autorregulación del crecimiento de la hierba.

Con este nuevo estudio, para el que se han utilizado imágenes aéreas y metodología estadística sobre la situación de las calvas, se ha demostrado que los círculos no son tan aleatorios como parecían y que siguen ciertos patrones, lo que desmonta la teoría de que los insectos son los causantes de la destrucción de la vegetación.

“La aparición de tales patrones en la naturaleza es bastante inusual, debería haber fuerzas particularmente intensas en la regulación del trabajo”, asegura Getzin.

Los estudios que han analizado hasta el momento la distribución de las termitas en territorios áridos muestran distribuciones desordenadas y a mucha mayor escala, lo que se contradice con estas formaciones de Namibia.

Además, la regularidad de los patrones también desmontaría la teoría de la emisión de los gases, al ser demasiado homogénea y dispersa, lo que daría vía libre a la teoría de la autorregulación de la vegetación.

“Consideramos que ésta en la actualidad sigue siendo la explicación más convincente”, sentencia Getzin.




Volver arriba