CICR: La ley humanitaria no es negociable en Siria

Miembros de la Media Luna Roja siria ayudan a civiles sirios, en un refugio situado en la ciudad de Homs, en el centro de Siria.- (EFE )

GINEBRA (Notimex).- El presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, demandó acceso a un millón de sirios atrapados en zonas sitiadas en Siria, sin asistencia básica, tal como lo padecieron por más de un año los habitantes de Homs.

En un mensaje inusual firmado por él mismo y circulado a la prensa en Ginebra, Maurer afirmó que ante esta situación “el derecho internacional humanitario no es negociable y que Siria no es la excepción”.

Ante la negativa de Damasco y las partes para autorizar el acceso del CICR a las zonas sitiadas, Maurer argumentó que sin el respeto al derecho internacional humanitario y a los principios humanitarios una asistencia significativa en Siria y protección a los civiles “son imposibles”.

Maurer siguió de cerca los acontecimientos en Homs en donde en colaboración con Naciones Unidas se logró desalojar a mil 400 personas.

Recordó que durante el año pasado, el CICR y de la Media Luna Roja Siria (SARC) intentaron varias veces acceder a Homs y otras zonas sitiadas con el fin de llevar alivio muy necesario a los residentes.

Sin embargo, “las negociaciones con las autoridades sirias y grupos de la oposición no se han traducido en un acceso significativo ni en compromiso de respetar los principios básicos del derecho internacional humanitario”.

“Este patrón se ha reproducido de nuevo en Homs durante la última semana”, valoró.

Mientras que la ciudad vieja de Homs se ha convertido en un emblema de la difícil situación de los civiles sirios, en la actualidad hay una serie de otras áreas sitiadas en Siria, con más de un millón de habitantes que viven en condiciones extremadamente difíciles, señaló.

Agregó que mientras la violencia continúa escalando y las condiciones de seguridad para la población civil empeora, “es imperativo que se le permita a nuestros equipos trabajar con neutralidad, imparcialidad e independencia, de conformidad con los principios del derecho internacional humanitario, aplicable a Siria”.

La situación en Homs y otras zonas sitiadas es muy compleja, “pero los principios básicos de la ley son simples”, indicó.

“Las partes tienen la responsabilidad primaria de proveer las necesidades básicas de la población bajo su control, con independencia de su edad o género”.

Maurer instó a las partes a permitir la entrada al CICR a las zonas sitiadas para evaluar la situación de primera mano.

“En Homs, Moaddamiya, Yarmouk y Barzeh, nosotros, no los partes, deben evaluar la situación de seguridad y decidir si se puede o no continuar con los esfuerzos de socorro”, demandó.

“Los equipos del CICR y del SARC deben ser capaces de entrar en estas áreas y tener contacto directo con las personas afectadas por los enfrentamientos con el fin de evaluar sus necesidades”, agregó el presidente del CICR.

Al igual que en otras situaciones, subrayó, “se nos debe permitir el contacto directo con los representantes de cada una de las partes si queremos evitar malentendidos sobre las condiciones que requerimos para poder operar de forma segura y de manera significativa”.

“Proporcionar ayuda estrictamente sobre la base de la necesidad sigue siendo una piedra angular de la filosofía operacional del CICR y es esencial que a nuestros equipos basados en Aleppo Damasco, Tartous se les permita entregar la ayuda de manera imparcial”, urgió.

Para Maurer, “las evacuaciones no son la solución a todos los problemas humanitarios, aunque las autoridades sirias y grupos de oposición deben permitir que los civiles vayan hacia zonas más seguras”.

“Los que, por cualquier razón optan por quedarse en sus casas, permanecen protegidos por el derecho internacional humanitario y no deben ser atacados”, advirtió.

Toda persona detenida después de una evacuación debe ser tratada con humanidad en todo momento y se le permitirá ponerse en contacto con sus familias, dijo Maurer en clara referencia a más de 300 varones que salieron de Homs y permanecen en interrogatorios del gobierno.

En este proceso, el gobierno no ha autorizado la presencia del CICR ni le ha autorizado la visita a los detenidos en todas los centros de detención del país.

De cara al futuro Maurer aclaró que el organismo está dispuesto a participar en futuras evacuaciones de civiles sirios.

“Pero nuestras condiciones siguen siendo lo que siempre han sido: las partes deben ponerse de acuerdo para garantizar el paso seguro de los equipos del CICR y la SARC en todo momento”.

“Y no vamos a ofrecer nuestros servicios a menos que la evacuación sea voluntaria”, enfatizó.




Volver arriba