Celebración con censura

Celebración con censura

Irlanda se tiñe de verde para celebrar a San Patricio

1 / 7


Arriba, detalle del desfile en el centro de Dublín, Irlanda, donde medio millón de personas participó en el festejo del día de San Patricio. A la derecha, un perro marcha con los integrantes del Primer Batallón de los Guardias Irlandeses
Jóvenes disfrazadas de duende usan color verde en honor a Irlanda y disfrutan las actividades realizadas en Dublín, con motivo de la celebración del día de San Patricio
Arriba, un integrante del departamento de Policía de Los Ángeles, Jim McSorley abraza a la joven Tina Shamlian en el centro de la calle East Broad, donde él marcha junto a otros oficiales de la Policía durante la celebración del desfile anual de San Patricio
Arriba, el artista Gilbert Baker, diseñador de la bandera del arcoiris, se cubre con el lienzo y un cartel que dice "La homofobia: Boicot" antes del inicio del desfile. A la izquierda La duquesa Catalina de Cambridge en la celebración en Inglaterra
Un niño con disfraz de duende en los hombros de su padre


NUEVA YORK (Notimex y EFE).- Nueva York celebró ayer el tradicional desfile anual de San Patricio, aunque en esta ocasión la decisión de los organizadores de prohibir el despliegue de pancartas de la comunidad Gay, Lesbiana, Bisexual y Transgénero (LHBT) generó polémica.

La decisión de los organizadores del evento, la máxima celebración de la herencia irlandesa en el mundo, causó que por primera vez en décadas un alcalde de Nueva York decidiera no participar en el desfile, que atrae a unas 250 mil personas.

El anuncio del alcalde Bill de Blasio, sin embargo, no logró cambiar la decisión de los organizadores del desfile, que con 253 años de celebrarse en la Quinta Avenida de Manhattan es uno de los más antiguos en el mundo.

Por su parte, Martin Walsh, alcalde de Boston, otra de las ciudades estadounidenses con una importante herencia irlandesa, decidió igualmente no participar en las celebraciones de San Patricio.

La polémica no sólo afectó la asistencia de políticos, sino también de importantes patrocinadores. Los fabricantes de la cerveza Heineken anunciaron el viernes pasado que retiraban su apoyo al desfile.

Mientras tanto, una de las cervezas asociadas más estrechamente con Irlanda, Guinness, informó ayer que había decidido retirar su patrocinio al evento, debido a su “fuerte historia en apoyar la diversidad y en ser un defensor de la igualdad”.

‘Seguiremos trabajando con las líderes de la comunidad para garantizar que los desfiles futuros tengan una política incluyente’, afirmó la empresa. Apenas unos días antes, el tradicional bar neoyorquino The Stonewall Inn, uno de los sitios en que comenzó la batalla por los derechos de la comunidad LGBT en Estados Unidos, había comunicado su decisión de dejar de vender Guinness en protesta a su apoyo al desfile. Una vez que la cerveza tomó la decisión, los administradores de The Stonewall Inn informaron que seguirían vendiendo Guinness y que no derramarían los toneles con los que actualmente contaban, tal como habían anunciado. Tras la polémica, la única empresa con operaciones multinacionales en mantener su apoyo al desfile de San Patricio en Estados Unidos fue la automotriz Ford.

Irlanda

Por su parte Irlanda se tiñó ayer de verde y los barriles de los “pubs” se llenaron de cerveza para celebrar el día de su patrón con un multitudinario desfile de más de medio millón de personas que recorrieron el centro de Dublín.

La capital irlandesa celebró ayer el mayor festival de la historia con el lema “Let’s Make History (Vamos a hacer historia)” en conmemoración de los mil años de la Batalla de Clontarf, que enfrentó a las fuerzas de Brian Boru y a las lideradas por el rey de Leinster, Máel Mórda mac Murchada, formadas principalmente por vikingos.

Una de las mayores atracciones de la jornada de fiesta fue el desfile, bajo un cielo despejado con alguna nube pero libre de la lluvia, en el que más de 503.000 personas recorrieron la capital irlandesa con el color verde como protagonista, según la cadena pública RTE.Aparte de ese color característico, en el desfile de este año destacó más que nunca el color rosa en solidaridad con el movimiento gay, así como la participación del colectivo de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (LBGT).El día de fiesta en la capital irlandesa sirvió también para celebrar la emocionante victoria de Irlanda de este sábado en la final del torneo de las Seis Naciones en París, en el que ganó a Inglaterra, su gran rival.Desde la década de los 90, el desfile dublinés, que atrae a miles de turistas a la ciudad, ha adoptado un estilo más carnavalesco, casi mediterráneo, donde se dan cita elementos mitológicos, burlescos o célticos y se rinden tributos al fuego, el agua o la tierra como si se trataran de ritos paganos.Coincidiendo con el día de fiesta nacional, más de un centenar de lugares turísticos en todo el mundo se tiñeron de verde en conmemoración del patrón, como el parque Disneyland en París, las cataratas del Niágara, la ciudad monumental de Petra, declarada en 2007 una de las “nuevas” siete maravillas del mundo, o la Torre de Hércules de La Coruña, iluminada de verde.En su mensaje en el día de San Patricio, el presidente de la República de Irlanda, Michael D. Higgins, tuvo un recuerdo para los emigrantes del país y deseó a “todos un feliz, tranquilo y típicamente irlandés día de San Patricio”.

Duques

Los duques de Cambridge celebraron el día de San Patricio, con un regimiento de guardias irlandeses en un cuartel del sur de Inglaterra, donde Catalina entregó tréboles a los militares.

Con un abrigo verde, el color de Irlanda, y una pamela a juego, Catalina entregó tréboles a los miembros del Primer Batallón de los Guardias Irlandeses en Aldershot.

Uno de los primeros en recibir un trébol de Catalina fue el príncipe Guillermo, pues es coronel de ese regimiento.Como tributo a los irlandeses en su día más importante, la duquesa portó en la solapa un rama de tréboles.Esta tradición de entregar un trébol a los guardias irlandeses fue iniciada en 1901 por la reina Alejandra, esposa del rey Eduardo VII (1841-1910), pero esta ceremonia es más recordada por haber sido cita habitual de Isabel, la reina madre (1900-2002).Este evento es el único del año en el que las familias de los militares se unen para celebrar por todo lo alto San Patricio, mientras también asisten excombatientes.Por San Patricio se recuerda al religioso que trajo el cristianismo a Irlanda, pero se celebra especialmente todo lo relacionado con lo irlandés- la música, la literatura, la cerveza Guinness y la cultura del pub.

Desfile | Polémica

El día de San Patricio se festeja en Nueva York sin alcalde y sin cerveza.

Niegan acusaciones

El presidente de la Liga Católica Bill Donahue, negó las acusación de exclusión al colectivo LGBT . Aseguró que había “invitado a los gays a desfilar… siempre que no llamen la atención”

Desfile para honrar

“El desfile no es sobre la homosexualidad o el aborto, o nada que no sea honrar a San Patricio”, indicó.




Volver arriba