Casi 15 mil víctimas por violencia y abuso contra niños en Alemania

Casi 15 mil víctimas por violencia y abuso contra niños en Alemania

BERLÍN (Notimex).- Alemania registró en 2013 casi 15 mil víctimas por violencia y abuso sexual contra menores, pese a que el país es altamente desarrollado, informaron hoy la Oficina Federal de Investigaciones Criminales y el Centro alemán de Ayuda a los Niños.

La cifra solo refleja los casos que fueron constatados por la policía, mientras que las autoridades estiman que el número real es mucho mayor.

El presidente de la Oficina Federal de Investigaciones Criminales, Jörg Ziercke, ofreció una conferencia de prensa junto al presidente del Centro de Ayuda a los Niños, Rainer Becker, y Kathinka Beckmann, especialista en el tema de infancia temprana.

Coincidieron que en los últimos 10 años se registró 34 por ciento menos de casos en el país europeo.

En 2013 fueron asesinados 153 niños en Alemania a consecuencia de violencia que les inflingieron. Esa cifra fue 8.0 por ciento menor en comparación con el año precedente. ‘A pesar de ello, las estadísticas revelan una triste realidad’, coincidieron.

Los infantes más afectados fueron los recién nacidos y los que tiene menos de seis años, que constituyeron 78 por ciento de los casos de asesinato deliberado o de muerte a consecuencias de golpes.

En especial resultaron afectados los niños de dos años de edad. El resto falleció a causa de negligencia deliberada por parte de uno o de los dos progenitores.

En la gran mayoría de esos casos, los autores se encontraban en el círculo familiar y fueron los progenitores, tíos, hermanos u otros parientes cercanos, es decir, en el núcleo en el que los niños suelen sentirse protegidos.

En entrevista con Notimex, Becker manifestó que la violencia contra infantes no se relaciona en el caso de Alemania con el hecho de que es un país altamente desarrollado con una sociedad ilustrada.

‘Hay padres que tienen un elevado estatus social y a pesar de ello se sienten superados y reaccionan de esa manera. De la misma manera, el niño puede estar creciendo en un sector social de escasos recursos, y no confrontar problemas de ese tipo, es decir, ni violencia ni tampoco abuso sexual’, dijo.

Puntualizó que en el contexto europeo, los países escandinavos están más adelantados que Alemania porque desde hace más de 20 años establecieron leyes y apoyos estatales para reducir ese tipo de agresiones contra infantes.

Becker dijo que en sociedades europeas es importante el apoyo que presta el Estado a los padres para criar a sus hijos sin esos problemas. Además sigue siendo un tabú entre adultos hablar sobre ese tema cuando se tienen las tendencias a la violencia familiar o al abuso sexual.

La especialista Beckmann declaró a su vez que los niños afectados por el abuso sexual viven con el hecho de que fueron heridos y humillados por parte de quienes debían darle amor y protección.

De acuerdo con estadísticas de la Oficina Federal de Investigaciones Criminales, el número de casos de abuso sexual que fueron constatados por la policía del país europeo en 2013 fue de 14 mil 877. En especial resultó afectado el grupo de niños menores de seis años.

En materia de los esfuerzos contra el abuso sexual en Alemania y de mejorar la protección a los niños, solo produjeron hasta ahora ‘resultados vacilantes’.

‘El Estado y la sociedad miran hacia otra parte con mucha frecuencia. En ese mismo caso se cuenta el uso de la violencia para criar a los niños, a pesar de que infantes y adolescentes tienen por Código Civil alemán el derecho a una crianza sin violencia’, señaló.

La experta dijo que la causa principal de la violencia contra niños en Alemania, ya sea física, sicológica o por negligencia, en su mayor parte es el resultado de situaciones que abruman a los padres, que rebasan sus capacidades, y no tanto el resultado de una decisión consciente.

El Centro de Ayuda a los Niños agregó que otra razón muy importante es el hecho de que los adultos pueden golpear y maltratar a los niños, de manera como no lo harían a otros adultos en las mismas condiciones. ‘Los atacan porque pueden’ y esa es una triste razón, acotó.- Por Olga Borobio




Volver arriba