Cadena perpetua para los asesinos de Anna Politkóvskaya

Imagen de la periodista Anna Politkovskaya

MOSCÚ (EFE).- Dos autores del asesinato en 2006 de la periodista rusa Anna Politkóvskaya, una de las más críticas con el Kremlin, han sido condenados a cadena perpetua, informaron hoy los medios rusos.

El chechén Rustám Majmúdov, autor material del asesinato, y su tío, Lom-Ali Gaitukáev, quien habría ideado el crimen, pasarán el resto de su vida en una prisión de alta seguridad tras ser declarados culpables por el Tribunal Municipal de Moscú.

Ambos fueron catalogados en la resolución del juez como “extremadamente peligrosos para la sociedad”.

Por su parte, los hermanos de Rustám Majmúdov, Ibraguim y Dzhabrail Majmúdov, implicados en el asesinato, fueron condenados a 14 y 12 años de prisión, respectivamente.

El expolicía Serguéi Jadzhikurbánov, quien se habría encargado de coordinar el asesinato en Moscú, pasará 20 años entre rejas.

En cuanto a la persona que encargó el asesinato, aún se desconoce su identidad, pero la Fiscalía continúa su búsqueda.

Tanto la familia de Politkóvskaya como la dirección de “Nóvaya Gazeta”, donde trabajó la periodista, han puesto en varias ocasiones en duda que los acusados sean los únicos organizadores del asesinato y han criticado la falta de transparencia de la investigación oficial.

En su momento, el Fiscal General de Rusia, Yuri Chaika, aseguró que esclarecer el asesinato de Politkóvskaya era “una cuestión de honor”.

En 2009 un jurado popular absolvió por unanimidad a los hermanos chechenes Ibraguim y Dzhabrail Majmúdov y al oficial del Ministerio del Interior Jadzhikurbánov de cualquier implicación en el asesinato.

Otro policía, Dmitri Pavliuchenkov, ya fue condenado a 11 años de cárcel como organizador del asesinato de la reportera, que trabajaba desde 1999 para “Nóvaya Gazeta”.

Al parecer, cuando estaba en servicio activo, Pavliuchenkov ordenó a sus subordinados vigilar a la periodista para establecer sus patrones diarios de movimientos.

El asesinato de Politkóvskaya, que nació en Nueva York en 1958, fue perpetrado cuando la periodista preparaba un artículo sobre las torturas sistemáticas en Chechenia, que fue publicado por sus compañeros cinco días después de su muerte.



Volver arriba