Berlín se distancia de Timoshenko tras polémica conversación sobre Putin

Berlín se distancia de Timoshenko tras polémica conversación sobre Putin

 

BERLÍN (EFE).- El Gobierno alemán se distanció hoy de las polémicas frases pronunciadas por la ex primera ministra ucraniana Yulia Timoshenko, quien en una conversación telefónica pinchada y difundida por Youtube presuntamente amenazaba de muerte al presidente ruso, Vladímir Putin.

“Por encima las diferencias sobre el proceder ruso en Crimea, hay fronteras en la forma de expresarse y de pensar que no se deben rebasar”, indicó el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert.

Tales declaraciones no contribuyen “precisamente” a la “deseable distensión” en el conflicto de Ucrania, añadió la fuente gubernamental.

Seibert respondió así a una pregunta formulada en el turno de encuentros con los medios, sobre las palabras de Timoshenko, quien se dijo, en alusión a Putin, “dispuesta a tomar yo misma una kalashnikov y dispararle a ese bastardo en la cabeza”.

Dicha frase quedó grabada en una conversación telefónica pinchada y difundida por la televisión rusa RT, entre la política ucraniana y el exviceministro de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Néstor Shufrich.

Seibert rehusó entrar en consideraciones acerca de cómo se habían producido esas escuchas y tampoco detalló si se habían producido contactos telefónicos entre la política ucraniana y la canciller alemana, Angela Merkel, en los últimos días.

La jefa del Gobierno alemán y la líder ucraniana se encontraron “como es sabido” en el congreso del Partido Popular europeo, en Dublín, “igual como lo hizo con líder opositor Vitali Klitschkó”, indicó el portavoz.

Tras participar en ese congreso, Timoshenko se trasladó a Berlín para recibir tratamiento contra su hernia discal por el mismo equipo médico de la clínica universitaria de la Charité que la atendió ya durante su reclusión en Ucrania.

La política ucraniana abandonó tras unos días de tratamiento la capital alemana, sin que en ese periodo se produjeran contactos públicos con representantes del Gobierno alemán, que siempre consideró esta estancia como de carácter estrictamente privado.

En la polémica conversación telefónica, Timoshenko pronuncia frases como que “hay que ir a cargarse a los rusos” por anexionarse Crimea y utiliza expresiones como ‘katsap’ (apodo despectivo de los rusos en Ucrania).




Volver arriba