Berlín evita valorar el plan polaco para formar una unión energética europea

Berlín evita valorar el plan polaco para formar una unión energética europea

BERLÍN (EFE).- El Gobierno alemán evitó hoy posicionarse sobre la propuesta polaca para conformar una unión energética a nivel comunitario y reducir así la dependencia europea del gas procedente de Rusia.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, aseguró en un encuentro con medios de comunicación que la canciller Angela Merkel “ha tomado muy seriamente” la idea de su homólogo polaco, Donald Tusk, y que la “estudiará”.

Seibert subrayó que la “seguridad de suministro” eléctrico, la “diversificación” de las fuentes y la “independencia energética” son elementos clave para el Gobierno alemán, especialmente por la “muy seria situación en Ucrania”, así como el “objetivo común” de los miembros de la Unión Europea (UE).

No obstante, Berlín quiere una “solución acorde con las reglas de mercado”, subrayó el portavoz.

El asunto será uno de los principales puntos de la agenda del encuentro que van a mantener este viernes Merkel y Tusk en Berlín, que tiene como telón de fondo la crisis ucraniana y sucede a la visita de la canciller a Varsovia a mediados de marzo.

Ambos jefes de Gobierno no tienen previsto comparecer ante los medios de comunicación tras su encuentro y contestar preguntas y han optado por el formato menos frecuente de realizar dos declaraciones previas a su reunión.

El asunto de la dependencia energética de Rusia se debatirá extensamente en el consejo europeo en junio.

Tusk pidió ayer a la UE en una tribuna en el diario económico británico “Financial times” la creación de una “institución europea única encargada de la compra de gas” para todos los estados miembros, algo que permitiría negociar condiciones más ventajosas.

“Europa debe desarrollar un mecanismo para negociar conjuntamente los contratos de energía con Rusia”, argumentó Tusk, que sugirió que este instrumento “debería crearse en diferentes etapas” y con la Comisión Europea como la última instancia en las negociaciones.




Volver arriba