Berezovsky sintió síntomas de “envenenamiento”, según su hija

 

LONDRES (EFE).- La hija del oligarca ruso Boris Berezovsky, hallado muerto en el Reino Unido en 2013, dijo hoy que su padre se quejó de síntomas que ella cree que podrían haber sido de “envenenamiento” días después de que perdiera un litigio millonario con el dueño del club de fútbol Chelsea, Roman Abramóvich.

Elizaveta Berezovskaya prestó hoy declaración durante el segundo día de una investigación judicial forense que se lleva a cabo en el ayuntamiento de Windsor sobre las circunstancias de la muerte de Berezovsky, cuyo cadáver fue hallado en el baño de su lujosa casa de Ascot, a las afueras de Londres, el 23 de marzo del pasado año.

En una declaración leída por el juez a cargo de la pesquisa, Peter Bedford, Berezovskaya asegura que su padre le había dicho que “le estaba ocurriendo algo extraño” y que “tenía dentro alguna reacción química” si bien posteriormente la familia se dio cuenta de que el oligarca sufría de depresión.

La testigo también afirmó que había “varias personas” que representaban “una amenaza” para su padre, opuesto al régimen del presidente ruso, Vladímir Putin, y argumentó que “él era un objetivo, siempre” por ser “una figura política de peso”.

No obstante, estas afirmaciones incurrieron en contradicciones frente a su primera declaración, que hizo un día después de haberse hallado el cadáver, cuando la testigo afirmó que pensó que su padre se había suicidado y que con frecuencia hablaba de quitarse la vida.

“Para mí era obvio que la causa del suicidio de mi padre era una profunda depresión y un gran sufrimiento”, dijo en ese momento.

El juez forense recordó que Berezovskaya incluso escribió una carta a la Policía en representación de la familia para indicar que creían que el oligarca se había suicidado y que por ello “cualquier investigación policial extendida es innecesaria”.

Sin embargo, la hija del empresario admitió hoy que “cuanto más iba pensando en ello (en la causa de la muerte), más dudas le surgían”.

Boris Berezovsky, que se estableció en 2000 en el Reino Unido a raíz de sus problemas con la Rusia de Putin, estaba “deprimido” y habló “abiertamente” de suicidarse tras perder su batalla legal con Abramóvich, según dijo ayer Avi Navama, su guardaespaldas durante más de seis años.

Navama, que encontró el cuerpo sin vida de su jefe, explicó que Berezovsky tenía el ánimo “muy bajo” y se había convertido en un “hombre destrozado” tras perder en 2012 ante los tribunales británicos el litigio con su compatriota Abramóvich.

Berezovsky, que iba siempre con escolta, recurrió a la justicia al considerar que el propietario del Chelsea le intimidó para vender sus acciones en la petrolera rusa Sibneft por una “fracción” de su valor real, si bien sus acusaciones fueron rechazadas por el Tribunal Superior de Londres.

Por su parte, la exesposa del oligarca, Galina Besharova, quien hablaba con él cada día, aseguró ayer que Berezovsky, que tenía 67 años cuando murió, “no planeaba suicidarse”.

Matemático en la era soviética y amigo de la familia del presidente ruso Boris Yeltsin, el magnate había iniciado su carrera empresarial con un concesionario de coches pero, con la llegada de Putin al poder, huyó a varios países.




Volver arriba