Apuestan por el diálogo

Poroshenko, Putin y Obama hablan del lío en Ucrania

La canciller alemana, Angela Merkel, es recibida a su llegada a la ceremonia por el aniversario del desembarco de Nombardía, en Francia ayer

La canciller alemana, Angela Merkel, es recibida a su llegada a la ceremonia por el aniversario del desembarco de Nombardía, en Francia ayer

OUISTREHAM, Francia (EFE).— El 70 aniversario del desembarco de Normandía ofreció ayer una tribuna paralela de negociación sobre la crisis ucraniana, donde el dirigente ruso, Vladímir Putin, y el presidente electo de Ucrania, Petró Poroshenko, abogaron por un alto el fuego.

Petró Poroshenko acordó con Putin que un emisario ruso viajará a Kiev para abordar los primeros pasos para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

“A Ucrania llegará un representante ruso con el que discutiremos los primeros pasos para el arreglo de la situación y el plan que yo he presentado, que prevé una serie de pasos por parte de la federación Rusa y otros por parte de Ucrania”, explicó Poroshenko a la prensa.

El líder ucraniano, que jura su cargo hoy, aseguró que hay “bastantes posibilidades” de implementar el plan de arreglo pacífico del conflicto y también anticipó que las negociaciones comenzarán este domingo.

“Hemos acordado no desvelar, a petición de todas las partes involucradas en las negociaciones, las diferentes vías de negociación”, dijo.

Expresó su confianza en recibir en breve el reconocimiento ruso de los resultados de los comicios presidenciales del 25 de mayo pasado, en los que fue vencedor.

Poroshenko se ha mostrado dispuesto a declarar una amnistía para aquellos milicianos prorrusos que no cometieron delitos de sangre, pero descartó cualquier negociación con los separatistas, a los que tacha de “bandidos, terroristas y asesinos”.

También aceptó tomar medidas de descentralización y reconocer el estatus regional de la lengua rusa(hablada mayoritariamente en el sureste), pero se opone a la federalización del país, como demanda Moscú.

Opinión de Putin
Por su parte, el presidente de Rusia declaró: “No puedo sino saludar la postura de Poroshenko sobre que hay que poner fin de inmediato al derramamiento de sangre”.

“Él tiene un plan al respecto, pero cuál es ese plan, eso mejor no me lo pregunten a mí sino a él. Dijo un par de palabras, pero una cosa es hablar aquí, en Francia, y otra hablar con su propio país”, aseveró Putin.
Con todo, al jefe del Kremlin le pareció “acertado” el plan de Poroshenko.

A su vez, subrayó que las negociaciones para la solución pacífica del conflicto no pueden ser entre ambos países, ya que “Rusia no es parte del conflicto. Los implicados son las autoridades de Kiev y los partidarios de la federalización en el Este”.

Putin reconoció que aunque la conversación no fue muy sustancial, durante los quince minutos que duró pudieron hablar del restablecimiento de las relaciones económicas bilaterales.

Previamente, Dmitri Peskov, el portavoz del Kremlin, explicó que los mandatarios ruso y ucraniano coincidieron al abogar por un alto el fuego entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania.

“Durante una breve conversación, Putin y Poroshenko abogaron por un urgente cese del derramamiento de sangre en el sureste de Ucrania y también de las acciones militares por parte de ambos bandos”, recalcó.

Además, ambos líderes “subrayaron que no hay alternativa al arreglo pacífico de la situación por medios políticos”.
El presidente estadounidense Barack Obama y Putin tuvieron una plática informal de un cuarto de hora en el castillo donde almorzaron los gobernantes y trataron la situación de Ucrania, entre otros temas.

El portavoz de Putin, Dimitri Peskov, dijo que los mandatarios intercambiaron opiniones sobre la situación de Ucrania y la crisis del Este, donde fuerzas ucranianas afrontan a prorrusos.

“Hablaron de la necesidad de poner fin a la violencia y los combates lo antes posible”, dijo Peskov.
Cuando los gobernantes posaron frente al castillo para una foto oficial antes del almuerzo, Obama y Putin parecían evitar deliberadamente un encuentro, pero una vez que entraron, encontraron el momento para su primera conversación desde que Putin anexó la península de Crimea.

Durante el desarrollo de la crisis los mandatarios hablaron por teléfono varias veces, pero esta vez los reunió su interés común de rendir homenaje a las fuerzas aliadas que desembarcaron en Normandía hace 70 años.

Obama dijo a la prensa el jueves que si se reunía con Putin, le diría que tiene un nuevo camino para relacionarse con Ucrania a través del presidente electo Petro Poroshenko, cuya juramentación está prevista para el sábado.

“Si no lo hace, si persiste en su estrategia de socavar la soberanía de Ucrania, no tenemos otra opción que responder con nuevas sanciones”, dijo Obama.

Obama señaló que que su relación con Putin es “seria y formal”, expresó la esperanza de que el mandatario ruso esté “tomando un nuevo rumbo” en Ucrania ya que no se precipitó a desconocer la elección de Poroshenko el 25 de mayo. “Pero creo que debemos ver qué hace, no qué dice”, puntualizó.



Volver arriba