Anexión en suspenso

Anexión en suspenso

Rusia reconoce la autonomía del área de Crimea

1 / 5


Abajo, civiles ucranianos reclutados en las tropas de "autodefensa" entrenan cerca de Kiev. A la izquierda, soldados de Ucrania vigilan la frontera de ese país con Crimea
Arriba, las celebración en Sebastopol, Ucrania, luego de que la mayoría de los crimeos decidió unirse a Rusia. A la izquierda, un militar le da una bandera rusa a una niña
En Simferopol, un hombre muestra una camiseta con el escudo de Rusia durante la celebración del referendo sobre la independencia de Crimea, en el que se decidió que esta península se anexe a Rusia


MOSCÚ (EFE).- El presidente ruso, Vladimir Putin, firmó ayer un decreto por el que el Rusia reconoce a la rebelde autonomía ucraniana de Crimea como un Estado soberano e independiente.

“Teniendo en cuenta la expresión de la voluntad de los pueblos de Crimea en el referéndum celebrado el 16 de marzo de 2014, decreto reconocer la República de Crimea, en la cual la ciudad de Sebastopol tiene un estatus especial, como un Estado soberano e independiente. Este decreto entra en vigor hoy”, señala el documento.

Horas antes, el Parlamento de Crimea aprobó una resolución por la que se declaró independiente de Ucrania y pidió oficialmente la incorporación de la península a Rusia después de que más del 97.7% de su población apoyara anteayer en referendo su reunificación con el país al que perteneció hasta 1954.

Queda por confirmar si Rusia se anexiona como paso siguiente un territorio que no le será reconocido como propio por la comunidad internacional.

Putin se dirigirá hoy a los diputados y senadores rusos en el Kremlin, en un mensaje extraordinario al Parlamento ruso en pleno, para referirse a la situación en Crimea, en el que se espera que aclare los pasos que seguirán las autoridades rusas respecto a esa península.

El presidente de la Duma de Estado de Rusia (Cámara baja del Parlamento), Serguéi Narishkin, adelantó que el Legislativo será “rápido y responsable” a la hora de decidir si atiende la aspiración de Crimea de pasar a ser la entidad federada 84 de Rusia.Tras el rotundo respaldo obtenido en el referendo por el sí a la unión con Rusia, la República de Crimea declaró ayer formalmente su independencia de Ucrania y se dirigió a Moscú con una petición de adhesión.La autonomía ucraniana se autoproclamó república independiente con un territorio que abarcará toda la península bañada por el mar Negro, incluida la ciudad portuaria de Sebastopol, que acoge la Flota rusa del de Mar Negro.La nueva república se ha arrogado ya casi todos los atributos de un país soberano y ha pedido a la ONU y a la comunidad internacional en su conjunto que la reconozcan como Estado.Tanto la Unión Europea como Estados Unidos volvieron a reiterar hoy que no dan ninguna validez al referéndum y anunciaron sanciones contra personalidades rusas y crimeas.

Por su parte, el Parlamento de Ucrania ratificó ayer la movilización parcial en el país decretada por el presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov, para hacer frente a lo que consideran una agresión de Rusia.

La decisión del Legislativo fue aprobada con los votos de 275 de los 308 diputados asistentes a la sesión.

Según la actual Constitución ucraniana, los decretos presidenciales deben ser ratificados por el Parlamento.El presidente interino argumentó la firma del decreto de movilización parcial con la “continuación de la agresión en la república autónoma de Crimea, que Rusia intenta disimular con una gran farsa llamada referéndum, que nunca será reconocida ni por Ucrania ni por el mundo civilizado”.Según la disposición presidencial, estarán afectos a la movilización los ciudadanos que voluntariamente hayan expresado su deseo de incorporarse a la fuerzas armadas.La movilización, tras su ratificación por el Parlamento, se llevará a cabo durante 45 días.

El decreto, añade el documento presentado para su aprobación por los diputados, buscar crear condiciones para que las fuerzas armadas y los servicios de defensa civil pueda organizarse para “tiempo de guerra”.

Asimismo, la Unión Europea impuso ayer sanciones a 21 rusos y ucranianos por amenazar la integridad territorial de Ucrania en Crimea, a la vez que rechazó de forma unánime el referendo celebrado para anexionar ese territorio a Rusia.

“La UE no reconoce el referendo ilegal ni sus resultados”, afirmaron los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, reunidos ayer en Bruselas, y determinados a enviar un mensaje contundente a Rusia por la presión política y militar que ejerce en esa región ucraniana.La primera medida acordada por los ministros ha sido restringir los visados y congelar los bienes en territorio comunitario de 13 rusos y ocho ucranianos que consideran responsables de la inestabilidad de la región, aunque sus identidades se conocerán cuando sean publicadas más tarde en el Diario Oficial de la Unión.

A su vez, el presidente de EE.UU., Barack Obama, emitió una orden ejecutiva con sanciones contra siete altos funcionarios del gobierno de Moscú, en respuesta al referendo, y también contra cuatro ucranianos, entre ellos el depuesto presidente Víktor Yanukóvich.

Entre los rusos sancionados figuran Vladislav Surkov y Serguéi Gláziev, asesores del presidente Vladímir Putin, la presidenta del Consejo de la Federación (Senado), Valentina Matvienko, y el viceprimer ministro Dmktri Rogozin.Las sanciones van dirigidas a golpear la “riqueza personal” de estos “compinches” de Putin, según indicó un alto funcionario estadounidense bajo la condición del anonimato en una conferencia telefónica con periodistas.Putin no figura entre los afectados por la orden ejecutiva, dado que es “altamente inusual” y “bastante extraordinario” para Estados Unidos “sancionar al jefe de gobierno de otro país”, argumentó el alto funcionario.Por otro lado, los ucranianos afectados por las sanciones incluyen a dos líderes separatistas de Crimea y a Yanukóvich, derrocado después de tres meses de protestas populares callejeras.Los activos y propiedades en Estados Unidos de los once individuos sancionados hoy serán congelados y se prohíbe a los estadounidenses realizar negocios con ellos.Recientemente Obama ya había aprobado, mediante otra orden ejecutiva, sanciones contra funcionarios e individuos, algunos de ellos rusos, “responsables o cómplices en la amenaza a la soberanía y la integridad territorial” ucranianas.En una conversación telefónica con Putin, Obama anticipó este domingo que su país y sus socios europeos estaban “preparados” para sancionar a Moscú y alertó de que los ejercicios militares rusos en las fronteras de Ucrania “solamente exacerban la tensión”.Obama pidió también a Putin que apoye “el despliegue inmediato” de observadores internacionales en Crimea, al tiempo que enfatizó que “no puede lograrse” una solución diplomática al conflicto en torno a Ucrania “mientras las fuerzas militares rusas continúan con sus incursiones en el territorio” de ese país.




Volver arriba