Anciano coleccionista de Múnich quiere devolver cuadros robados por los nazis

 

BERLÍN (EFE).- Cornelius Gurlitt, el anciano coleccionista de arte en cuya casa de Múnich (sur de Alemania) se encontró un valioso tesoro artístico, pretende devolver a sus propietarios los cuadros robados por los nazis a judíos, según publicó hoy el periódico “Süddeutsche Zeitung”.

Así lo manifestó al rotativo bávaro uno de los abogados de Gurlitt, Christoph Edel, quien también aseguró que su cliente les ha dado “manos libres” para proceder a la restitución de las obras de arte a sus propietarios legítimos o a sus herederos.

“Cornerlius Gurlitt desea que los cuadros que fueron robados a sus propietarios judíos sean devueltos a sus dueños o a sus herederos” declaró Edel al “Süddeutsche Zeitung”.

La primera muestra de la voluntad del anciano alemán sería su intención de devolver el cuadro “Mujer sentada” del pintor francés Henri Matisse, sustraído en 1941 a Paul Rosenberg, poco después de que los nazis tomaran Francia en 1940 durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945)..

La obra perteneció después durante algún tiempo a la colección del jerarca nazi Hermann Göring, que lo cambió por otra pieza al marchante de arte Gustave von Rochlitz, antes de llegar posteriormente a manos del padre de Gurlitt, Hildebrandt, quien lo legó como herencia a su hijo junto con el resto de cuadros.

Según explicó al “Süddeutsche Zeitung” otro de los abogados de Gurlitt, Hannes Hartung, ya se han mantenido conversaciones para proceder a la devolución de “Mujer sentada” a las dos nietas de Rosenberg, Marianne Rosenberg y Anne Sinclair, esta última exmujer del exresponsable del FMI, Dominique Strauss-Kahn.

Sin embargo, a pesar del cambio en la actitud de Gurlitt, aún existe la duda sobre cuantas de las obras encontradas provienen del robo de las autoridades nazis a los coleccionistas privados durante el régimen de Adolf Hitler (1933-1945) y cuáles no.

Las autoridades alemanas mantienen su sospecha sobre 590 de los cuadros, cifra discutida por los asesores del anciano alemán que sitúan el número alrededor entre 40 y 50, tal y como señalaron al medio germano.

Además, a las 1.280 piezas encontradas el año pasado en su piso de Múnich se unen ahora otras 280 obras encontradas en otra casa propiedad de Gurlitt en Salzburgo (Austria) y de las que no se sabía nada hasta el pasado febrero, cuando el coleccionista reveló su existencia.

En esta casa se encontraron, entre otras, varias obras de maestros como Pablo Picasso, Claude Monet y Pierre-Auguste Renoir.




Volver arriba