Amanda Knox afirma que tiene miedo de una fiscalía “injusta y maligna”

La estadounidense Amanda Knox

ROMA, Italia (EFE).- La estadounidense Amanda Knox, acusada por el asesinato de la estudiante británica Meredith Kercher en 2007, envió una carta al Tribunal de Apelación de Florencia (Italia) en la que afirmó que no está presente en el juicio porque “tiene miedo de la vehemencia” de una fiscalía “injusta y maligna”.

“No estoy en este sala porque tengo miedo. Miedo de la vehemencia de esta fiscalía que os impresionará, que os pondrá una venda en los ojos y nos os dejará ver”, escribe la estadounidense en su carta.

Los abogados de Knox entregaron al Tribunal un correo electrónico de la estadounidense, que fue leído hoy por presidente del Tribunal, Alessandro Nencini, durante una nueva sesión del juicio de apelación, que empezó el pasado 30 de septiembre y está previsto que el Tribunal dicte sentencia en firme del caso a mitad del mes de enero.

“Me quieren tachar de monstruo, porque a un monstruo es más fácil de arrestar”, escribió Amanda Knox en la carta en la que también afirmó que “nunca” ha demostrado “un comportamiento antisocial agresivo, violento o psicopático”.

Asimismo, en la misiva la estadounidense destacó que no es “ni una drogodependiente, ni una obsesa del sexo” para defenderse así de las acusaciones que pesan sobre ella.

En su carta, Knox habló de “pruebas inventadas”, en referencia al cuchillo con el que supuestamente asesinaron a la británica y añadió que la acusación y las partes civiles comete “injusticias” sobre su persona.

El juicio de apelación empezó el pasado 30 de septiembre después de que el pasado 26 de marzo el Tribunal Supremo italiano ordenara repetir el juicio en apelación contra Knox y su ex pareja sentimental, Raffaele Sollecito, ambos acusados de la muerte de Kercher.

De esta forma, la alta corte acogía el recurso de la fiscalía y de la familia Kercher, que pidieron anular la absolución dictada en segunda instancia el 3 de octubre de 2011 por el Tribunal de Apelación de Perugia.

Antes de su absolución, habían sido condenados en diciembre de 2009 en primera instancia a 26 y 25 años de prisión, respectivamente, y habían pasado cuatro años en las cárceles italianas.

Hasta el momento, el único imputado declarado culpable mediante sentencia firme es el marfileño Rudy Guede, quien fue condenado a 16 años de cárcel tras elegir un juicio breve.

La reconstrucción de los hechos realizada por los fiscales establecía que Kercher, de 21 años, no quería participar en un “juego sexual”, por lo que supuestamente Guede la violó y Knox la apuñaló mientras Sollecito la sujetaba.




Volver arriba