Alientan huelga de sexo

Alientan huelga de sexo

Ucranianas piden no tener relaciones con hombres rusos

Una huelga sexual declarada por las mujeres ucranianas contra los hombres rusos por la anexión de la Península de Crimea ha causado furor en la red social Facebook, donde muchos la consideran una medida mucho más efectiva y dolorosa que las sanciones económicas.

“¡No te des a un ruso!”, dice el lema de la campaña lanzada por unas activistas ucranianas que intentan castigar de esa forma a aquellos rusos que apoyan la política imperialista del jefe del Kremlin, Vladímir Putin.

La campaña virtual está acompañada por la venta de camisetas con el ya famoso lema a favor de la abstinencia sexual contra los rusos.

Muchos ucranianos apoyan la campaña, ya que consideran que las sanciones adoptadas por Occidente no inquietan a Putin, por lo que hay que recurrir al ingenio.”Chicas, cómo les va a fastidiar esto (a los rusos). Incluso me puedo imaginar sus babas en el ordenador”, “Enamorense de los de cejas oscuras, pero no de los moscovitas”, “Soy ruso, pero condeno al régimen de Putin ¿Puedo disfrutar de un contacto sexual con una patriota ucraniana?” o “¿Dónde se pueden comprar esas camisetas? Quiero una”, son algunas de las frases que circulan por la red.Las activistas siguen la senda provocadora de las jóvenes del grupo Femen, que se ha hecho famoso en todo el mundo por desnudarse en los lugares más insospechados.

“No le des a los rusos Crimea, no les dejes anexionarse tu territorio, no les des dinero, no les dejes vencer. El sexo, por gracioso que parezca, es lo último que se le ocurriría a la gente”, señalan las autoras de la iniciativa.

No todos se han tomado la campaña con buen humor, especialmente los usuarios rusos que son los que ponen peros a la idea.”Si sólo se entregan a los ucranianos, entonces muchas mujeres quedarán insatisfechas” o “Lo importante es instigar el odio entre los pueblos eslavos”, señalan.Incluso el opositor ruso Borís Nemtsov, uno de los más críticos con Putin, considera que las sanciones sexuales no son la respuesta adecuada para castigar al Kremlin, sino la congelación de cuentas de los oligarcas rusos.”Mujeres rusas, ¿no quieren sumarse (a la huelga)? Los nuestros aún están en casa, pero los vuestros ya han ido a la guerra”, proclaman las activistas.

 




Volver arriba