A 100 años de la Primera Guerra Mundial

1 / 3


Los miembros del Bundestag aplauden al politólogo judío francés de origen alemán Alfred Grosser (izquierda) durante una ceremonia para conmemorar el primer centenario de la I Guerra Mundial en el Bundestag, en Berlín, Alemania, hoy, jueves 3 de julio de 2014. . (EFE/Hannibal Hanschke)
De izquierda a derecha: el politólogo judío francés de origen alemán Alfred Grosser; el primer ministo regionalVolker Bouffier; La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del Tribunal Constitucional, Andreas Vosskuhle, a su llegada al Bundestag, en Berlín, Alemania, hoy, jueves 3 de julio de 2014.- (EFE/Hannibal Hanschke)
El expresidente francés Valery Giscard d'Estaing recibe una ovación de los miembros del Bundestag, en Berlín, Alemania, hoy, jueves 3 de julio de 2014. El Parlamento germano celebra el primer centenario de la I Guerra Mundial.- (EFE/Hannibal Hanschke)


BERLÍN, Alemania.  (EFE).- El Parlamento alemán (Bundestag) recordó hoy el comienzo de la Primera Guerra Mundial hace 100 años en un acto en el que los oradores principales celebraron que Europa haya aprendido, aunque tarde, que el camino militar no es el adecuado.

“Entendimos, aunque demasiado tarde, que el camino militar no es el adecuado para lograr transformaciones y que sólo puede ser un último recurso en casos extremos”, dijo el presidente del Bundestag, Norbert Lammert.

Lammer, en ese contexto, se refirió a la crisis actual de Ucrania y señaló que aunque en ese país ocurre cosas que no se pueden tolerar “nadie quiere una guerra”.

El orador invitado, el ensayista franco-alemán Alfred Grosser, recordó en su discurso que profesores de historia alemanes y franceses habían llegado a la conclusión, en un congreso celebrado en 1952, que todos los países que participaron en el conflicto tuvieron parte de responsabilidad.

En Alemania, sin embargo, había un elemento particular que era el papel que tenía el estamento militar en la sociedad.

El país solo se transformó, según Grosser, después de la II Guerra Mundial y el colapso absoluto.

“La República Federal Alemania sigue siendo un caso especial en Europa porque no se define a través de la idea de nación sino a través del rechazo al nazismo y al stalinismo. Lamentablemente ese ejemplo no ha contagiado a otros países”, dijo Grosser.

Etiquetas:, , ,