Erigen enorme estatua de Mandela

En Sudáfrica se celebra el Día de la Reconciliación

1 / 2


Algunos hombres tiran al fondo de la manta que cubre la estatua de Nelson Mandela, durante la inauguración ayer en la sede del gobierno de Sudáfrica, en Pretoria. Izquierda, vista posterior de la estatua de bronce, donde el ex presidente sudafricano luce sonriente y con los brazos abiertos, de cara a la ciudad


JOHANNESBURGO (EFE).- El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, inauguró ayer en Pretoria una estatua de Nelson Mandela de nueve metros de altura, un día después de que el ex mandatario fuera enterrado en su pueblo natal de Qunu (sureste del país).

La figura, esculpida en bronce, se erige en los jardines de los Union Buildings, la sede del gobierno sudafricano en la capital, que la semana pasada albergó la capilla ardiente con los restos del antiguo mandatario.

La enorme estatua, obra de los artistas sudafricanos Andre Prinsloo y Ruhan Janse van Vuuren, representa a un Mandela sonriente con los brazos abiertos.

“Estamos contentos de estar hoy aquí. Se darán cuenta de que, en todas las estatuas que se han hecho de Madiba (nombre popular del ex presidente), él levanta un puño (…)”, afirmó Zuma, ante varios familiares de Mandela y dignatarios sudafricanos.

“Esta es diferente a otras muchas. Él alza sus manos. Él está abrazando a toda la nación”, subrayó Zuma.

El acto coincidió con la celebración del Día de la Reconciliación, jornada festiva que conmemora el fin del régimen racista del “apartheid” Mandela recibió anteayer sepultura, tras un funeral de Estado al que asistieron unas 5.000 personas, entre ellas la familia del héroe sudafricano y mandatarios extranjeros.

El entierro puso fin a diez días de duelo nacional declarados tras la muerte del expresidente, que falleció el pasado 5 de diciembre a los 95 años en su casa de Johannesburgo tras una larga convalecencia por problemas respiratorios.Mandela se convirtió en 1994 en el primer presidente negro de Sudáfrica y lideró, junto a su antecesor en el cargo y último mandatario del “apartheid”, Frederik De Klerk, una transición democrática que evitó una guerra civil entre blancos y negros en el país.Madiba había salido de prisión cuatro años antes, tras pasar encarcelado 27 años por sus actividades contra el régimen segregacionista, en cuyas cárceles contrajo los problemas respiratorios que le provocaron la muerte. EFE




Volver arriba