En emergencia por el frío

Deja al menos 9 víctimas el clima en Estados Unidos

1 / 3


Tres niños juegan en el suelo cubierto de nieve en Estados Unidos, que nuevamente está siendo afectado por fuertes nevadas y vientos
Arriba, Terry Gillis de Alabama quita el hielo acumulado en su auto. A la izquierda, una pareja pasea a su perro en medio de una tormenta


WASHINGTON (Notimex y AP).- Varias entidades del sur y del este de Estados Unidos declararon ayer emergencia ante una fuerte tormenta invernal, que causó nueve fallecimientos, la cancelación de al menos 2,600 vuelos y dejó sin electricidad a casi medio millón de personas.

El sistema podría afectar una amplia zona del país desde Texas hasta la costa Atlántica en Georgia y Carolina del Norte y del Sur, según el periódico “El Universal”.

Además causa estragos en la costa noreste del país, en la llamada región de Nueva Inglaterra que conforman seis de las más pequeñas entidades de Estados Unidos.

En Georgia permanecen más de 30 mil personas sin servicio eléctrico, mientras se prevé que la tormenta habría dejado ayer hasta 2.5 centímetros de hielo.

De los fallecidos, dos perecieron en Georgia, dos más en Carolina del Norte, todos a causa de las tormentas de nieve.

En Texas murieron al menos otras cinco personas, incluyendo tres que viajaban en una ambulancia que salió de la carretera, debido al suelo congelado, y se incendió.

En la parte central de Georgia, que hace dos semanas quedó semiparalizada por un sistema similar, la tormenta empezó a golpear desde las primeras horas de este miércoles y se teme que su impacto podría tener proporciones devastadoras.

En el área metropolitana de Washington, que incluye partes del norte de Virginia y sur de Maryland, el Servicio Nacional de Meteorología (SNM) anticipó que podrían registrarse precipitaciones de entre 15 y hasta 23 centímetros durante las próximas 48 horas.

En las primeras horas de ayer una combinación de lluvia y hielo empezó a caer en la zona metropolitana de Atlanta y de acuerdo con el SNM, algunas partes del Estado podrían recibir desde 2.5 hasta 30 centímetros de hielo y hasta 30 centímetros de nieve, según el pronóstico.

El gobernador de Georgia, Nathan Deal, declaró anteanoche el estado de emergencia en 91 condados del estado, poco después el presidente estadunidense Barack Obama firmó una declaratoria liberando fondos federales para apoyar la respuesta de emergencia.

La tormenta afectó también el tránsito aéreo ya que hasta la mañana de ayer habían sido cancelados más de mil 200 vuelos, reportó el portal electrónico FligthAware.org, muchos de los cuales tenían como punto de partida y destino final la ciudad de Atlanta.Además de Georgia, la severidad de la tormenta forzó declaratorias de emergencia en Carolina del Norte, Carolina del Sur, Virginia, Alabama, Mississippi y Lousiana y Maryland.A lo largo y ancho del sur de Estados Unidos, los residentes hastiados del invierno se despertaron el miércoles en una región cubierta de hielo, nieve y lluvia helada, mientras que los meteorólogos advierten que lo peor de la tormenta potencialmente “catastrófica” aún está por llegar. Desde Texas hasta las Carolinas y Atlanta, un importante centro de negocios para la región, las carreteras estaban resbaladizas por el hielo, decenas de miles de personas se quedaron sin electricidad, y una mezcla invernal cayó en muchas áreas. Funcionarios y analistas en varios estados utilizaron un lenguaje inusualmente grave en las advertencias, y coincidieron en que la mayor preocupación es el hielo, que podría dejar sin energía muchas zonas por varios días. Los vientos, con ráfagas que alcanzaban cerca de 50 kilómetros por hora en algunas partes de Georgia, amenazaban con exacerbar los problemas. En Atlanta, donde una tormenta sorprendió la región metropolitana y dejó varados a miles de vehículos hace apenas dos semanas, se reportaron decenas de miles de clientes sin electricidad en todo el estado. Tanto las autopistas urbanas como las interestatales estaban en gran medida desoladas, con pocas huellas de vehículos, mientras la mayoría de las personas obedecieron las advertencias para quedarse en casa. La caída de punzantes gotas de lluvia, marcadas por las fuertes rachas de viento, creó una costra de hielo en los parabrisas de los automóviles. Las resbaladizas aceras convirtieron incluso el más corto de los paseos en un asunto traicionero. En las áreas del centro, normalmente muy activas, casi todos los negocios estaba cerrados, a excepción de una farmacia de la cadena CVS. Amy Cuzzort, de 32 años, paseaba a su perro. Ella es profesora en Atlanta, pero las clases se cancelaron. Cuzzort, que pasó seis horas en su auto durante la paralización del tráfico por la tormenta de enero, dijo que pasaría ésta en casa, “haciendo tareas y viendo películas”.En Decatur, en las afueras de Atlanta, el estudiante de la Universidad Estatal de Georgia Matt Stanhope, de 23 años, se aventuró a salir para ir a una farmacia, pero luego pensaba quedarse en casa.Cuzzort y Stanhope estaban haciendo exactamente lo que aconsejaron los funcionarios. El gobernador de Georgia Nathan Deal y el alcalde de Atlanta Kasim Reed habían implorado la noche del martes a las personas que llegaran a un lugar seguro y se quedaran allá.En un mensaje la madrugada del miércoles, el Servicio Meteorológico Nacional calificó la tormenta como “un evento de proporciones históricas”.Y continuó con un rosario de adjetivos: “Catastrófica, agobiante, paralizante”.El pronóstico provocó comparaciones con una tormenta de hielo en el área de Atlanta en el año 2000 que dejó más de 500,000 hogares y negocios sin electricidad y una tormenta épica en 1973 que causó unos 200,000 apagones a lo largo de varios días. En el año 2000, las estimaciones de daños superaron los 35 millones de dólares. Eli Jacks, del Servicio Meteorológico Nacional, dijo que los meteorólogos utilizan palabras como “catastrófica” con moderación.”A veces queremos decirles: ‘Oye, escucha, esta advertencia es diferente. Esto es realmente muy peligroso y no sucede muy a menudo’”, dijo Jacks.Además señaló que acumulaciones de hielo de tres cuartos de pulgada serían catastróficas en cualquier lugar. Pero la zona de Atlanta y otras partes del sur de Estados Unidos son particularmente vulnerables: Muchos árboles y ramas cuelgan sobre los cables eléctricos. Cuando el hielo se acumula sobre ellos, las ramas se quiebran y caen, interrumpiendo el servicio eléctrico.En todo el sur profundo, las carreteras resbaladizas causaban problemas. En el norte de Texas, al menos cuatro personas murieron en accidentes de tráfico en las carreteras heladas, entre ellas un bombero de Dallas que fue golpeado y cayó 15 metros desde una rampa de la carretera interestatal 20, según un informe de la policía.En Mississippi, se informó de dos muertes en accidentes de tránsito relacionados con el clima. Delta canceló cerca de 2,200 vuelos entre el martes y ayer, la mayoría de ellos en Atlanta.Dos personas murieron en Carolina del Norte debido a la tormenta de nieve, de acuerdo con gobernador Pat McCrory. Otras dos personas fallecieron en Georgia, según Sasha Dlugolenski, vocera del gobernador Nathan Deal. Por su parte, Delta Air Lines informó el martes que algunos empleados en Atlanta dormirían en los aviones debido a que no había suficientes cuartos de hotel para ellos. Pero este miércoles el vocero de Delta dijo que, después de todo, los empleados no tuvieron que dormir en los aviones.Al menos 420,885 clientes no tenían electricidad en el sureste del país, dijeron a CNN varias empresas que proveen el servicio. Carolina del Sur es el estado más afectado por los cortes de energía; tan solo el poblado de Wilmington, tiene 58,232 reportes.Al menos cinco personas han muerto a causa del mal clima, incluidas tres personas que fallecieron cuando el conductor de una ambulancia perdió el control en una placa de hielo en una carretera en las afueras de Carlsbad, Texas.La ambulancia se salió de la carretera, se volcó y se incendió, según el Departamento de Salud Pública de Texas. Un paciente, un paramédico y otro pasajero fallecieron en el lugar.”Si se forma tan solo una delgada capa de hielo es como una pista de patinaje”, explicó Kurt Van Speybroeck, un meteorólogo del Servicio Nacional Meteorológico, en Dallas.En Mississippi, donde la parte norte del estado alcanzó 10 centímetros de nieve, las autoridades culparon a la tormenta de dos muertes ocurridas en accidentes de tránsito.En Atlanta, se espera que 25 centímetros de nieve compliquen los viajes por tierra, por lo que la alerta al respecto provocó que las tiendas se vaciaran de productos básicos, y que los automovilistas llenaran los tanques de sus vehículos.Conductores de esa ciudad sufrieron atascos de hasta 20 horas en enero pasado cuando cayeron apenas seis centímetros de nieve.




Volver arriba