Vigilantes del 'banco vaticano' programan acción

Vigilantes del ‘banco vaticano’ programan acción

 

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El Vaticano informó hoy que la Comisión Cardenalicia de Vigilancia para el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido coloquialmente como la ‘banca vaticana’, se reunió a fin de establecer su acción inmediata.

Según dio a conocer la sala de prensa de la Santa Sede, el encuentro del organismo tuvo lugar a partir de las 09:00 horas locales (07:00 GMT) de este lunes, y tuvo como objetivo ‘elaborar las líneas portadoras de la propia acción’.

‘Además se decidió que la comisión de vigilancia se reunirá en vía de principio tres veces al año, a menos que no intervengan particulares circunstancias que exijan otros encuentros’, indicó una nota.

En enero pasado el Papa Francisco decidió renovar cuatro de los cinco miembros de este organismo, compuesto por cardenales y responsable de vigilar el buen funcionamiento del IOR, que en el pasado se ha visto envuelto en escándalos públicos por casos de lavado de dinero.

Los nuevos miembros son el ‘número dos’ del Vaticano, el secretario de Estado, Pietro Parolin; los arzobispos de Viena, Christoph Schönborn, y de Toronto, Thomas Christopher Collins, además del purpurado español Santos Abril y Castelló, arcipreste de la basílica de Santa María la Mayor en Roma.

Ellos se sumaron a Jean Louis Taurán, que ya era parte de la comisión y que es presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso.

Aunque se había especulado que Francisco podría haber tomado en consideración cerrar el IOR, el 7 de abril se anunció que, tras un análisis pormenorizado, determinó mantenerlo dentro de las instancias del Vaticano pero con una reforma que asegure su transparencia.

Según se informó en su momento, el instituto adaptará a las normas de transparencia internacionales, y su única misión será la de “servir con prudencia y proporcionar servicios financieros especializados a la Iglesia católica en todo el mundo”.

Hace menos de un año el Papa instituyó una comisión especial encargada de analizar el estatus jurídico y la naturaleza del instituto, en el marco de una amplia reforma emprendida por él a las estructuras vaticanas.

Existen diversas opiniones, incluso dentro de la Iglesia, sobre el IOR, que en el pasado se ha visto envuelto en casos de corrupción, que han generado escándalo a nivel internacional.

El mismo Papa aceptó que algunas personas le han recomendado cerrar ese organismo, convertirlo en una fundación y unos más le propusieron transformarlo en una banca ética. Finalmente decidió mantenerlo con el estatuto actual de instituto financiero.

Se informó también que los actuales directivos llevarán a término un plan ya existente de reforma del IOR para adecuarlo a los estándares internacionales de transparencia.

El instituto continuará bajo la supervisión de la Autoridad de Información Financiera, la secretaría del Vaticano responsable de combatir el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

 




Volver arriba