Vanidad convierte a creyentes en paganos y corruptos: Papa

 

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- La vanidad de las propias pasiones puede llevar a los creyentes a desviar su atención hacia ‘otros dioses’, convirtiéndose en paganos y corruptos, advirtió hoy el Papa Francisco.

Durante el sermón de su misa matutina, celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta del Vaticano, el pontífice reflexionó sobre dos contraposiciones: el pasar ‘de la idolatría al Dios viviente’ o ‘del Dios viviente a la idolatría’.

Partió del pasaje bíblico de una mujer cananea, es decir una pagana, que pidió a Jesús liberar a su hija del demonio, pero a la cual Cristo le explicó con un lenguaje duro que su prioridad eran los miembros del cuerpo de Israel.

Para eso usó la frase: ‘deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y dárselo a los perros’.

‘Esta mujer, que ciertamente no había ido a la universidad, sabía cómo responder, no con su inteligencia sino con sus vísceras de madre: Pero también los perros comen lo que cae de la mesa. íDame a mí estas migajas!’, dijo el pontífice.

‘Se había expuesto al riesgo de quedar mal, pero insistió, y del paganismo y de la idolatría encontró la salud para su hijo y para ella encontró al Dios viviente. Este es el camino de una persona de buena voluntad, que busca a Dios y lo encuentra’, agregó.

Indicó que existe el camino contrario como el de Salomón, el hombre ‘más sabio de la tierra’, con una ‘fama universal y todo el poder’, quien creía en Dios pero tantas concubinas paganas le hicieron desviar el corazón a otros dioses.

Según el pontífice, su corazón se debilitó y perdió la fe, se dejó llevar por sus pasiones; aunque sabía recitar muy bien la Biblia. ‘Ser capaz de recitar el Credo no significa tener fe. Se puede recitar el Credo y haber perdido la fe’, insistió.

‘Que la palabra de Dios, poderoso, nos custodie en este camino y no permita que terminemos en la corrupción y esta nos lleve a la idolatría’, concluyó.




Volver arriba