Una visita de diálogo

Una visita de diálogo

El Papa llevará a Tierra Santa a un judío y un islamita

El Papa habla con el gobernador de Nueva Zelanda, Jeremiah Mateparae y su esposa Janine, ayer

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El diálogo interreligioso será uno de los ejes centrales del viaje del papa Francisco a Tierra Santa los días 24, 25 y 26 de mayo y por ello el Vaticano destacó ayer que le acompañarán dos amigos argentinos: uno es el rabino de Buenos Aires y otro un profesor musulmán.

“El diálogo interreligioso tiene un gran significado en este viaje. No habrá encuentros específicos entre las religiones, pero la presencia durante el viaje de integrantes de las diferentes religiones es significativo”, explicó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

El vocero confirmó la presencia en la delegación que viajará esos tres días con el Papa, el rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka, y del profesor musulmán Omar Abboud, presidente del Instituto del Diálogo Interreligioso en la capital argentina.

El Pontífice viajará “con dos amigos de dos diferentes religiones, es un gesto formidable” para el diálogo y el hecho de que hagan este peregrinaje juntos “es el mensaje del viaje”, explicó el padre Lombardi a la prensa.

Los acompañantes no volarán con el Papa, se le unirán en diferentes momentos del viaje, ya que el rabino de Buenos Aires no participará en los actos del sábado porque el “Shabbat” es el día de descanso para los judíos, recordó el portavoz vaticano.

Formarán parte de la delegación que acompañará a Francisco en el avión el prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, el cardenal argentino Leonardo Sandri; el presidente del Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, el cardenal francés Jean-Louis Tauran, así como el presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Kurt Koch.

Durante el viaje se unirán al Pontífice el patriarca latino de Jerusalén, Fuad Twal; el custodio de Tierra Santa, padre Pierbattista Pizzaballa; y los nuncios vaticanos en aquellos países.

El papa Francisco repetirá el histórico gesto realizado hace 50 años por Pablo VI y se encontrará en la delegación apostólica de Jerusalén con el patriarca ecuménico Bartolomé I “en la misma habitación” en la que su predecesor se reunió por primera vez con el patriarca Atenágoras, destacó el portavoz del Vaticano.

El diálogo entre las religiones tendrá su máxima representación en el encuentro ecuménico en la Basílica del Santo Sepulcro de Jerusalén, cuando el Papa y Bartolomé I se reúnan con representantes de todas las comunidades cristianas que custodian este lugar, los greco-ortodoxos, los armenios y los franciscanos.También se ha invitado a representantes de todas las confesiones, como los protestantes.”Un hecho histórico”, ya que por primera vez no se producirá sólo un encuentro en este lugar simbólico sino que rezarán todos juntos, señaló Lombardi.El viaje incluye visitas a Amán, Belén y Jerusalén, seguirá los pasos de la histórica peregrinación que Pablo VI realizó a Tierra Santa hace 50 años, y por ello Francisco “renunció” a la visita a “Galilea como hicieron Benedicto XVI y Juan Pablo II”, explicó Lombardi.Este será el segundo viaje internacional del papa Francisco después del de Brasil y Lombardi informó de que en la misa que se celebrará en el estadio de Amán recibirán la primera comunión 1,400 niños.Otro de los temas importantes será la expresión de la cercanía a los refugiados y serán varias las ocasiones en las que el Pontífice argentino se encontrará con ellos.La ocasión principal se producirá en Deheisheh, donde le recibirán 300 niños que viven en los campos de refugiados que existen en Belén.El Papa también visitará la explanada de las Mezquitas y la Cúpula de la Roca acompañado por el gran muftí de Jerusalén, Mohamad Husein.A continuación, se trasladará al muro de las lamentaciones y allí dejará una hoja escrita en una grieta, como se suele hacer en ese lugar; el mensaje podría ir en un sobre cerrado o no, para que todos lo puedan ver, pero se sabrá sólo en ese momento, dijo Lombardi.Después el Papa irá al Monte Herlz, la tumba del fundador del movimiento sionista, y otro momento significativo de su viaje será un encuentro en la iglesia del Getsemaní con sacerdotes, religiosos, religiosas y seminaristas; allí plantará un olivo al lado del que plantó Pablo VI.




Volver arriba