Señalan responsabilidad del Vaticano ante pederastia

GINEBRA (Notimex).- El exsacerdote jesuita Alberto Athié Gallo afirmó que El Vaticano tiene responsabilidad institucional ante los casos de pederastia y su encubrimiento a sacerdotes, cardenales y obispos.

‘La Santa Sede tiene responsabilidad institucional sobre las formas en las que encubrieron a muchos sacerdotes, obispos y cardenales pederastas’, declaró Athie Gallo en entrevista con Notimex.

‘Los abogados, las organizaciones, los informes de los diferentes países aquí presentes, todos convergen en este punto’, afirmó Athié Gallo en el marco de la comparecencia del Vaticano ante el Comité de la ONU de Derechos del Niño.

‘Estamos presenciando la apertura del Caso Santa Sede, lo cual como todo inicio tiene sus dificultades’, subrayó.

‘Por un lado la Santa Sede maneja un lenguaje formal de no responsabilidad de jurisdicción formal general, pero no con capacidad coercitiva ni impositiva a las iglesias locales’, valoró.

‘Ha reconocido ciertas cosas y conductas del pasado como si fueran del siglo XV o XVI’, dijo Athié Gallo, quien explicó que El Vaticano se está escudando en las modificaciones que empezaron a hacerse a partir de 2011.

‘Aquí el punto está precisamente en el mensaje que quiere dar’ El Vaticano, subrayó.

En el sentido de que reconocen que hubo casos en el pasado de los que no son responsables porque no tienen injerencia en los grupos locales y por otra parte los casos registrados a partir de 2011 se irán viendo en el camino a partir de las modificaciones internas relacionadas al tema, explicó.

Enfatizó que en la sesión de este jueves la sede de la Iglesia católica ‘no ha rendido cuentas de los números de los casos de los sacerdotes responsables’ y tampoco explicó ‘por qué procedieron de esa manera sistemática encubriéndolos’.

Destacó la pregunta realizada por el Comité sobre ‘la importancia que dieron al interés superior de los sacerdotes por encima y en detrimento del interés superior de los niños cuando eso es lo que marca la Convención (sobre la Protección de los Derechos del Niño)’.

‘Yo espero que lo que suceda es que en el cúmulo de preguntas y en los vacíos de algunas de las respuestas de la Santa Sede se inicie ya un proceso de mejoramiento de la forma en la cual El Vaticano tendrá que ir respondiendo cada vez con mayor claridad’, sostuvo.

Pero sobre todo El Vaticano tendrá que ir ‘modificando su conducta estructural’, valoró.

‘Estamos en el inicio’, reiteró Athié Gallo al finalizar el examen de la sede de la Iglesia católica.

Señaló que en abril próximo entrará en vigor un protocolo según el cual se podrán presentar casos individuales.

‘Y nosotros vamos a presentarlos y es a partir del análisis de los casos que vamos a ver los niveles de responsabilidad’, advirtió.

‘Nos reunimos por primera vez muchas organizaciones con una infinidad de casos y coincidimos en que todos son parte de un comportamiento institucional de la iglesia y ésto tiene que ir para adelante’, reiteró el exsacerdote.

Consideró que en el ejercicio de hoy ‘se ha abierto un nuevo espacio de oportunidad para las miles de víctimas en el mundo’.

Una de las víctimas y miembro de la Red de Sobrevivientes de Abuso de Sacerdotes (SNAP por siglas en inglés), Miguel Hurtado, dijo a Notimex al terminar la sesión que el ejercicio había sido ‘liberador’ para él.

Además, ‘el hecho de ser interrogados por Naciones Unidas le da credibilidad a los testimonios de las víctimas que han sido puesto en duda por muchos incrédulos’, agregó.

‘Ha sido muy interesante la sesión, sin embargo, la Santa Sede no ha dado hechos concretos y eso es lo lamentable’.

‘El Vaticano es una gran caja negra en donde no se sabe qué pasa adentro y lo que nos piden a las víctimas en que tengamos un acto de fe en que están cambiando las cosas’, abundó.

‘Las víctimas pensamos que se podrá creer en Dios o en el Espíritu Santo, pero en los abusos a menores no hay acto de fe que valga’, argumentó. ‘Lo que vale es la evidencia y las pruebas’, precisó.

En general prevaleció cierto malestar entre los miembros del Comité de la ONU con respecto a la falta de claridad de las respuestas de los representantes de la Santa Sede en el examen de su cumplimiento de la Convención sobre la protección de los Derechos del Niño.

Como afirmó el vicepresidente del Comité, Benvam Dawit Mezmur, ‘el diablo está en los detalles’ haciendo clara referencia a la falta de cifras concretas solicitadas al Vaticano y sus respuestas evasivas.- Por Gabriela Sotomayor




Volver arriba