Se reúne comisión dedicada a la niñez

Sesionará por vez primera desde que la fundó el Papa

El papa Francisco y el arzobispo Arturo Mizinski saludan a los fieles tras recibir un regalo en la audiencia  de los miércoles

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- La comisión para la tutela de los menores instituida por el papa Francisco en diciembre pasado mantendrá su primer encuentro durante los tres primeros días de mayo para analizar sus objetivos, informó ayer la Santa Sede.

Será la primera vez que se reúna esta comisión integrada por ocho personas, entre ellas el teólogo argentino Humberto Miguel Yáñez Molina y la irlandesa Marie Collins, quien es víctima de abusos sexuales por parte de un religioso.

Según la nota del Vaticano, durante la reunión, que comenzará con el saludo del Pontífice a los integrantes, se prevé que la comisión “reflexione sobre su naturaleza y sus propios objetivos, así como sobre la integración con otros representantes de diversas partes del mundo”.

El Papa anunció la creación de esta comisión el pasado 15 de diciembre, previa propuesta del conocido como G8 vaticano, el grupo de cardenales que le asesoran en sus planes reformistas.Desde que Francisco llegó a la silla del Apóstol Pedro se ha referido en diversas ocasiones a esta problemática, que ha situado a la Santa Sede en el centro de las críticas de organismos e instituciones internacionales.En ese sentido, el Papa pidió perdón públicamente por los abusos sexuales cometidos por sacerdotes a menores ante la Oficina Internacional Católica de la Infancia el pasado 11 de abril.Por otro lado y según el mismo comunicado, también la Comisión para la Economía mantendrá su primer encuentro mañana, en la Sala Bolonia del Palacio Apostólico.En esta reunión, que se desarrollará durante todo el día, se estudiarán los estatutos del organismo y se redactará la previsión de su programa de trabajo.Este organismo fue creado por el Pontífice mediante un “Motu propio” (documento papal) titulado “Fidelis dispensator et prudens” (Administrador fiel y prudente) el pasado 24 de febrero y tiene la misión de gestionar todas las actividades económicas y administrativas de la Santa Sede y del Estado del Vaticano.Una labor en pro de conferir mayor credibilidad y transparencia a las cuentas y a las posesiones del Vaticano así como para invertir “mejor las finanzas vaticanas entre los pobres y marginados”, en palabras del portavoz vaticano, Federico Lombardi.El órgano económico está formado por quince miembros, ocho cardenales y siete laicos, entre ellos el español Enrique Llano Cueto.Asimismo, el G8 vaticano se reunió desde el pasado lunes hasta ayer, miércoles, por cuarta vez desde que Francisco encargara su institución el 13 de abril de 2013.La próxima reunión está previsto que se celebre entre el 1 y el 4 de próximo mes de julio.Este organismo cardenalicio está formado por Giuseppe Bertello, Francisco Javier Errázuriz Ossa, Oswald Gracias, Reinhard Marx, Laurent Monsengwo Pasinya, Sean Patrick O’Malley, George Pell y Andrés Rodríguez Maradiaga.

Ayer, en su audiencia, el Papa dijo que “el don del intelecto está estrictamente conectado con la fe” y sólo se puede comprender la profundidad del mundo mediante la inteligencia de Dios.

“El don del intelecto está estrictamente conectado con la fe cristiana, cuando el Espíritu Santo habita en nuestros corazones, cuando está en nuestra mente, podemos comprender el mundo”, afirmó el pontífice.En estos términos se expresó delante de decenas de miles de fieles durante la audiencia general celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano.El Pontífice animó a los miles de peregrinos católicos que le escuchaban atentamente a hacer uso de esta “gracia”, dijo, “que es un regalo del Espíritu Santo”.”El cristiano es la persona que entiende las cosas con la inteligencia de Dios”, aclaró el máximo representante de la Iglesia católica, antes de añadir que “se puede leer el Evangelio y entender alguna cosa, pero sólo si se hace con la inteligencia de Dios, se comprende la profundidad de su palabra”.Para ilustrar su alocución, el Papa argentino leyó un episodio del Evangelio de San Lucas que narra el encuentro de Jesús con sus discípulos de Emaús, quienes no son capaces de reconocerle “hasta que Cristo les abre los ojos”.”Esto es lo que hace el Espíritu Santo con nosotros, nos abre los ojos, incapaces por sí solos de reconocer a Dios para entender mejor aquello que el Señor nos quiere decir con su palabra”, añadió.En los saludos a los peregrinos de lengua española, el Papa invitó a los fieles de “España, Honduras, México, Uruguay y Argentina” a dejar “que el Espíritu Santo rompa el velo de oscuridad que tapa el corazón y la mente de los seres humanos para poder entender lo que el Señor nos revela con sus palabras”.

Pontífice | Mensaje

El papa Francisco señaló ayer que el intelecto se conecta con la fe cristiana.

Usar la “gracia”

Animó a los miles de peregrinos católicos que le escuchaban a hacer uso de la “gracia” que, señaló, “es un regalo del Espíritu Santo”.

Inteligencia divina

“El cristiano es la persona que entiende las cosas con la inteligencia de Dios”, apuntó el máximo líder católico.




Volver arriba