Respeto y silencio del Papa

Respeto y silencio del Papa

Llamado a los fieles a no rendir culto al dinero

1_190414p8oficiosphoto01

ROMA (EFE).- El papa Francisco presidió ayer en la Basílica de San Pedro la ceremonia de la Pasión de Cristo sin pronunciar catequesis alguna y atendiendo a la incisiva homilía del predicador de la Casa Pontificia, quien criticó a los hombres de poder y al “dios dinero”.

El Sumo Pontífice se postró en el suelo vestido con los ornamentos rojos para orar con el rostro sobre un cojín de terciopelo ante el Altar de la Confesión, bajo el que descansan, afirma la Iglesia, los restos de San Pedro.

Para levantarse se sirvió de la ayuda de dos ceremonieros, al igual que antier durante el rito del lavatorio de pies del Jueves Santo que tuvo lugar en un centro para discapacitados de la capital italiana.Acto seguido, se procedió a la lectura de la Pasión de Cristo ante una cruz tapada con un velo rojo en el Altar Mayor del templo, cantada por tres diáconos y acompasada por el Coro de la Capilla Sixtina.

Durante el relato que corresponde a la muerte de Cristo, el Papa y todos los presentes se arrodillaron unos minutos. En ese momento un profundo silencio cayó en el templo.

Tras la lectura, el predicador de la Casa Pontificia, el franciscano capuchino Raniero Cantalamessa, pronunció una homilía en la que dijo que “el ‘dios dinero’ se encarga de castigarse a sí mismo y a sus adoradores”.

En este sentido, criticó a aquellas personas que se han aprovechado de ocupar cargos de responsabilidad para amasar sus propias fortunas y señaló que el verdadero anticristo es el dinero.

“Hombres colocados en puestos de responsabilidad que no sabían en qué banco o paraíso fiscal amasar los beneficios de su corrupción se han visto de pronto sentados en el banquillo de los acusados o en prisión. ¿Por qué lo han hecho? ¿Valía la pena? ¿Han beneficiado a sus familias?”, preguntó Cantalamessa desde el púlpito.”Lo dice claramente Jesús. Nadie puede servir a dos patrones. No puedes servir a Dios y a Mammón (término bíblico para representar la avaricia material). Detrás de cada mal de nuestra sociedad está el dinero”, concluyó.El papa Francisco escuchó la homilía sentado con rostro severo bajo la escultura de San Pedro.

El vía crucis

Después de la ceremonia, el papa Francisco lideró la procesión del vía crucis con una vela por las ruinas del Coliseo de Roma.

De acuerdo con “Excélsior”, el Pontífice siguió en silencio la ceremonia de 14 estaciones que recuerda el camino realizado por Cristo antes de su crucifixión.

La participación de los fieles superó tres veces la obtenida el año pasado, de modo que las autoridades cerraron al tráfico toda la Via dei Fori Imperiali, una amplia avenida aledaña.

Una cruz de madera fue cargada por distintas personas, miembros de comunidades de recuperación de drogadictos, mendigos, encarcelados, mujeres, enfermos, niños, ancianos y religiosos a lo largo de cada una de las estaciones colocadas dentro y fuera del estadio romano.

“Todo el vía crucis está caracterizado por una duplicidad: el dolor y la esperanza, las lágrimas y quien las seca, la experiencia del drama y de la valentía”, indicó el arzobispo italiano Giancarlo Bregantini a la Radio Vaticana.

Ceremonia | Viernes

El Papa recordó en Roma la muerte de Cristo de acuerdo con el contexto bíblico.

Significado

El color rojo de la vestimenta del Papa simboliza la caridad.

Única

La Liturgia del Viernes Santo que precede al vía crucis es la única del año en la que no se celebra misa ni consagración.

Final

La ceremonia concluyó con la distribución de la comunión a todos los presentes.




Volver arriba