Proteger a los menores es una prioridad

Nueva comisión anuncia medidas en varios sectores

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- La Comisión para la Protección de los Menores que instituyó el papa Francisco explicó ayer, tras su primera reunión, que trabajará en programas de educación, formación y respuesta ante los abusos, pero sobre todo para proteger a los menores.

La comisión se reunió en la Casa de Santa Marta, la residencia del Vaticano donde también vive el Papa, desde el pasado 1 de mayo hasta ayer con el objetivo de presentar al Pontífice sugerencias sobre las funciones del organismo y proponer el nombramiento de integrantes de diversos lugares del mundo.

Tras esta primera ronda de reuniones, los participantes emitieron un comunicado en el que declararon su “profunda solidaridad a todos los que han sido víctimas de abusos sexuales cuando eran niños o adultos vulnerables”.

En estas jornadas han examinado propuestas sobre la forma en que la Comisión podría colaborar con expertos relacionados con la salvaguardia de estos sectores.

Los integrantes comunicarán en el futuro al papa Francisco los resultados de su trabajo y propondrán “iniciativas para fomentar la responsabilidad local y el intercambio de prácticas para la protección de los menores, mediante programas de preparación, educación y respuesta ante los abusos”.

En su reunión con el Papa, la comisión comunicó que “será muy importante asegurar la responsabilidad de la Iglesia, incluyendo las medidas y procedimientos eficaces y transparentes”.

Al mismo tiempo, instó a que “parroquias, escuelas e instituciones sean lugares seguros para todos los menores” y se comprometieron “a asegurar que los niños y los adultos vulnerables estén protegidos de los abusos”.

El papa Francisco nombró el pasado 22 de marzo a los ocho miembros de esta Comisión.

Entre ellos está el sacerdote y teólogo argentino Humberto Miguel Yáñez Molina, la irlandesa Marie Collins, la francesa Catherine Bonnet, víctimas de abusos sexuales por parte de un religioso. También se encuentra la psiquiatra británica Sheila Hollins; el profesor de derecho canónico, el italiano Claudio Papalet y el teólogo alemán Hans Zollner.

Otra integrante es la polaca Hanna Suchocka, quien fue primera ministra del país desde 1992 hasta 1993 y es conocida por sus numerosos ensayos sobre Derechos Humanos; así como el arzobispo de Boston, cardenal Seán Patrick O’Malley, activista contra los abusos.

Objetivos | Protección

La comisión no tratará casos individuales, sino presentará propuestas específicas.

Sensibilización

Se hará hincapié en dar a conocer a la opinión pública sobre las trágicas consecuencias del abuso sexual.

Promoción

Recalca que es necesario promover la información y la denuncia ante la sospecha de un abuso, así como la importancia de atender a las víctimas.




Volver arriba