Preocupado por México

El Papa lamenta la violencia que afecta al país

1 / 2


El rey Hamad bin Isa al Jalifa, de Baréin, intercambia regalos con el papa Francisco en una visita que el monarca realizó ayer al Vaticano
El papa Francisco pronuncia unas palabras durante la Asamblea General de la Conferencia Episcopal italiana celebrada en el Vaticano


CIUDAD DEL VATICANO (AP).- El papa Francisco lamentó “la violencia que aflige a la sociedad mexicana”, al recibir ayer a los obispos de la Conferencia Episcopal de México que realizan la visita “ad limina apostolorum” desde hace días.

Para afrontar esta situación, el Pontífice argentino formuló “un renovado llamamiento a promover el espíritu de concordia a través de la cultura del encuentro, del diálogo y de la paz”.

Más de cien obispos de México participan del 12 al 31 de mayo de la visita “ad limina apostolorum”, en la cual presentan un informe detallado de las diferentes realidades que viven las 91 arquidiócesis, diócesis y prelaturas que hay en el país.

“En estos últimos años la celebración del Bicentenario de la Independencia de México y del Centenario de la Revolución Mexicana ha constituido una ocasión propicia para unir esfuerzos a favor de la paz social y de una convivencia justa, libre y democrática”, expresó el Papa. “A esto mismo los animó mi predecesor, Benedicto XVI, invitándolos a no dejarse amedrentar por las fuerzas del mal, a ser valientes y trabajar para que la savia de sus propias raíces cristianas haga florecer su presente y su futuro”, agregó.

Esas fueron las palabras que pronunció Benedicto XVI en el acto de despedida en el aeropuerto de Guanajuato el 26 marzo 2012.

Francisco destacó que, “como en muchos otros países latinoamericanos, la historia de México no puede entenderse sin los valores cristianos que sustentan el espíritu de su pueblo”.

“No es ajena a esto Santa María de Guadalupe, Patrona de toda América, que en más de una oportunidad, con ternura de madre, ha contribuido a la reconciliación y a la liberación integral del pueblo mexicano, no con la espada y a la fuerza, sino con el amor y la fe”, agregó.

“Antes de despedirme, les ruego que lleven mi saludo al pueblo mexicano. Pidan a sus fieles que recen por mí, pues lo necesito. También les pido que le lleven un saludo mío, saludo de hijo, a la Madre de Guadalupe”, señaló el Sumo Pontífice.

En la misma reunión con los prelados mexicanos, el Papa recordó ayer a los mexicanos que se ven obligados a atravesar la frontera con Estados Unidos, a los que caen en manos de los sicarios y el problema de la droga.

Francisco tenía preparado un discurso a los obispos para esta ocasión en la que les daba consejos para sus diócesis y hablaba de los problemas de México, pero al final decidió sólo entregarlo por escrito y hablar con ellos más coloquialmente.

En el saludo improvisado a los obispos mexicanos, según el Vaticano, el papa hizo referencia a las “preocupaciones” que en estos días los prelados le han comentado.Francisco les aseguró que la Virgen María nos les dejará solos ante “tantos y dolorosos problemas” y entre estos citó a “quienes atraviesan la frontera” con Estados Unidos, y recordó “a los que no consiguen llegar a la otra parte”.”Hay hijos que mueren, hijos que son asesinados por manos de sicarios”, agregó, para citar después también el problema “de la droga”.Para describir este problema, el Papa puso como ejemplo el de un campesino que piensa, “si cultivo maíz vivo un mes, mientras que si cultivo opio vivo todo el año”.A los obispos les recomendó entonces “que no olviden la oración” y que “estén siempre cerca de su pueblo”, pues con estas dos indicaciones podrán “seguir adelante”.En el discurso escrito, el Papa pidió promover la concordia y el diálogo ante las “múltiples violencias” que afectan a la sociedad mexicana, particularmente a los jóvenes.”En la actualidad, las múltiples violencias que afligen a la sociedad mexicana, particularmente a los jóvenes, constituyen un renovado llamamiento a promover este espíritu de concordia a través de la cultura del encuentro, del diálogo y de la paz”, escribió Francisco a los obispos mexicanos.

EmIgrantes | Reflexión

En su reunión con obispos mexicanos, el Papa recordó a quienes emigran a EE.UU.

“No los dejará solos”

Francisco les aseguró que la Virgen María nos los dejará solos ante tantos y dolorosos problemas, en los que citó a “quienes atraviesan la frontera” con Estados Unidos”. Recordó “a los que no consiguen llegar…”.

Hijos afectados

“Hay hijos que mueren, hijos que son asesinados por manos de sicarios”, agregó, para citar después también el problema “de la droga”.

Dilema del campesino

Para describir este problema, el Papa puso como ejemplo el de un campesino que piensa, “si cultivo maíz vivo un mes, mientras que si cultivo opio vivo todo el año”.

Cerca de su pueblo

A los obispos les recomendó entonces que no olviden la oración y que estén siempre cerca de su pueblo, pues con estas dos indicaciones podrán seguir adelante.




Volver arriba