Polonia celebra la canonización de Juan Pablo II

Polonia celebra la canonización de Juan Pablo II

1 / 2


Fieles reunidos en el Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia Lagiewniki, en Cracovia, Polonia, para seguir la histórica canonización de los pontífices Juan Pablo II y de Juan XXIII en el Vaticano.- (EFE / EPA / JACEK Bednarczyk)
Fieles reunidos en el Templo de la Divina Providencia en Varsovia, Polonia, siguen la transmisión de la histórica canonización de los pontífices Juan Pablo II y de Juan XXIII en el Vaticano.- (EFE / EPA / TOMASZ GZELL)


CRACOVIA, Polonia (AP) _ Nueve años después de la muerte del papa Juan Pablo II, decenas de miles de polacos alabaron a su querido paisano el domingo, cuando fue canonizado en una ceremonia sin precedentes en el Vaticano.

      Las campanas doblaron por toda Polonia mientras las multitudes aplaudieron al unísono con quienes estaban en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano, cuando el papa Francisco declaró santo al pontífice polaco.

      Juan Pablo sigue siendo una figura vital para muchos polacos por haber ayudado a poner fin al comunismo en Polonia, por su apoyo al sindicato Solidaridad, que logró pacíficamente esa meta en 1989, y por sus enseñanzas sobre los derechos humanos y la dignidad.

      En toda Polonia, la transmisión desde el Vaticano fue seguida por una misa por la canonización de una figura que se considera uno de los polacos más importantes de la historia.

      “Este es un gran día para Polonia y un gran día para mí”, dijo una emocionada Maria Jurek, de Katowice. “El cambió a Polonia y nos cambió con sus enseñanzas durante sus visitas”.

      Su amiga, Izabella Gorecka, dijo que se sintió eufórica y “voló” para subir las escaleras del santuario, a pesar del dolor en la cadera.

      Jurek se despertó a las 4:30 de la mañana para unirse a una peregrinación organizada por su parroquia, con banderas amarillas y blancas, sillas plegables y alimentos, para ver la ceremonia en pantallas gigantes dispuestas en el nuevo santuario Juan Pablo II en Cracovia, donde se congregaron tantos peregrinos como en el vecino recinto de la Misericordia de Dios, en Cracovia.

      El santuario de Juan Pablo II, que todavía no está terminado, comenzó a construirse en 2011, cuando el secretario personal del papa, el cardenal Stanislaw Dziwisz, colocó un frasco con sangre del pontífice en uno de los altares de mármol blanco. El otro santuario, más antiguo, fue bendecido por Juan Pablo II en 2002, y por tradición atrajo a más asistentes.

      Nacido Karol Wojtyla, el papa pasó 40 años en Cracovia, primero como estudiante de polaco y después como obispo, antes de ser elegido papa en 1978 y tomar el nombre de Juan Pablo. Falleció el 2 de abril de 2005 y su pontificado fue uno de los más largos de la historia, durante el cual visitó Polonia muchas veces.

      Unos 30,000 peregrinos de toda Polonia se reunieron en los dos centros. La cifra fue mucho menor que en actividades anteriores relacionadas con el papa, una señal de que los recuerdos de su papado estaban diluyéndose, en momentos que la nueva generación se centra menos en la religión. Para los creyentes polacos, Juan Pablo II siempre fue un santo, de manera que su canonización era obvia.

      Sin embargo, después de la ceremonia, miembros de tres generaciones de la familia Balazinski, de Cracovia, se sentían emocionados y orgullosos.

      Karol, un niño de 8 años que se llama así por el papa, sólo dijo que estaba feliz. Su padre, Janusz, cree que el apoyo de un santo dará más fuerza común a sus oraciones.

      “Mucho más porque lo conocimos. Es uno de nosotros”, dijo Balazinski.

      Durante una misa en Cracovia en 2002, con sus seis hermanos y hermanas, Balazinski acompañó a sus padres, Grazyna y Jerzy, quienes llevaron al papa ofrendas de pan y vino.

      En el poblado natal del papa, Wadowice, la multitud no cabía en la espaciosa basílica y se congregó en la Plaza Juan Pablo II. En todo el país hubo grandes concentraciones, como en la Ermita de la Virgen Negra Czestochowa, Varsovia, Gdansk y otras ciudades.

      Miles más viajaron a Roma, algunos a pie, en bicicleta o a caballo. Líderes del gobierno polaco _el presidente Bronislaw Komorowski, el primer ministro Donald Tusk y los presidentes de las dos cámaras legislativas_ asistieron a la ceremonia en el Vaticano.

      El acto se celebró durante el feriado de la Misericordia de Dios, establecido por Juan Pablo II. También fue en el 75 cumpleaños de Dziwisz, arzobispo de Cracovia, quien promueve la memoria del papa polaco y sus enseñanzas.

      Juan Pablo II “sigue moldeando la imagen de Polonia hoy”, dijo.- (Por MONIKA SCISLOWSKA)

Etiquetas:, , ,