Papa Francisco: Soy testarudo pero he aprendido de mis errores

El papa Francisco durante la audiencia general en la Plaza de San Pedro

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El Papa Francisco volvió a sorprender al someterse a una larga entrevista en video con un grupo de jóvenes belgas, durante la cual reconoció que es un testarudo pero que ha aprendido de sus errores.

El encuentro debió durar unos 20 minutos, pero finalmente se extendió por tres cuartos de hora. La víspera se transmitió en la región de Flandes, de donde son originarios los integrantes de la pastoral juvenil responsables de la iniciativa.

Aunque unos 15 muchachos participaron en la producción de la entrevista, cinco de ellos viajaron a Roma para encontrar a Jorge Mario Bergoglio el 31 de marzo. Dialogaron en la misma biblioteca del Palacio Apostólico en la cual el Papa recibió al presidente de Estados Unidos, Barack Obama

“¿Usted se equivoca?’, cuestionó uno de los muchachos. “¡Claro!”, respondió sonriendo el líder católico. “Me he equivocado y me equivoco”, precisó.

“Se dice que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces en el mismo sitio. Los errores en mi vida han sido así, grandes maestros de vida. No diría que he aprendido de todos mis errores: de algunos no, también soy testarudo. Pero he aprendido de muchos otros errores y esto me hace bien”, agregó.

Entonces le pidieron que diera un ejemplo concreto. No se molestó por el interrogante y aceptó el desafío: “Lo diré… lo escribí en un libro, está publicado”, insistió.

“Fui nombrado superior cuando era muy joven, tenía 36 años, y cometí muchos errores con el autoritarismo. Después aprendí que hay que dialogar, ver qué están pensando los demás. Pero no he aprendido totalmente… todavía me equivoco”, añadió.

Los jóvenes, dos mujeres y tres hombres, uno de los cuales manejaba la cámara, hablaron en inglés. Bergoglio respondió en italiano.

La primera pregunta fue por qué había aceptado la entrevista y él respondió que siempre ha sentido el deber de ayudar a los muchachos cuando tienen inquietudes, porque la inquietud es como un signo.

Cuando le cuestionaron si tenía miedo de algo, él contestó ‘íDe mí mismo!”.

“Todos tenemos miedo, todos, no hay que preocuparse por tener miedo… Tienes que tratar de aclarar la situación. Hay un miedo malo y un miedo bueno: este último es la prudencia. El malo te nubla, no te deja actuar, y de este nos tenemos que alejar”, señaló.

Ante la interrogante si es feliz, replicó: “Absolutamente. Soy completamente feliz. Tengo una cierta paz interior, una paz grande. Es una felicidad que viene con la edad y también con un camino. En mi vida, e incluso ahora, he tenido siempre problemas, pero esta felicidad no se va con los problemas”




Volver arriba