La trata es “una llaga”

El Papa llama a erradicar el tráfico de seres humanos

El papa Francisco saluda  a algunos miembros de la Pontificia Universidad Gregoriana, en el Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El papa Francisco afirmó ayer que la trata de personas “es una llaga en el cuerpo de la humanidad” e instó a que la lucha para erradicarla esté acompañada de la compasión y cercanía a las víctimas.

Francisco se expresó de este modo en su mensaje al recibir en audiencia a los participantes de la Conferencia sobre la lucha contra la trata de personas, que se celebró en el Vaticano, promovida por las conferencias episcopales de Inglaterra y Gales.

“El hecho de encontrarnos aquí para unir nuestros esfuerzos significa que queremos que las estrategias y las competencias estén acompañadas y reforzadas por la compasión evangélica, por la cercanía a los hombres y mujeres víctimas de este crimen”, afirmó el Pontífice.

El Papa recordó que a esta segunda conferencia sobre el tema que se celebró en la Santa Sede acudieron autoridades de la policía, “que se ocupan de contrastar este triste fenómeno con el rigor de la ley”.

También hizo mención al personal humanitario, “cuya misión principal es ofrecer acogida, calor humano y posibilidad de redención a las víctimas”.

“Son dos orientaciones diferentes, pero que pueden y deben ir juntas. Dialogar sobre estos dos puntos de vista es muy importante”, agregó el Papa argentino.

El Pontífice valoró que se haya celebrado una segunda conferencia con tantas personalidades llegadas desde varias partes del mundo y les agradeció su colaboración.

En esta conferencia internacional en la que se dieron cita en días pasados jefes de policía y autoridades religiosas de varias partes del mundo también participaron algunas víctimas que han contado sus historias.

La reunión concluyó con la emisión de una declaración de intenciones conjunta, difundida por la oficina de prensa de la Santa Sede, con la que los integrantes de esta conferencia se comprometieron a estrechar lazos para combatir la trata de personas en el mundo.

“Como oficiales de las fuerzas de seguridad de la Comunidad Internacional, nos comprometemos a erradicar el flagelo de esta seria actividad criminal que abusa de las personas más vulnerables”, señala el documento expedido en la reuníon.Además, las autoridades policiales presentes animaron a la comunidad internacional, mediante la citada declaración, a tender puentes con la Iglesia Católica para “aplicar la Justicia a todos los responsables de estos crímenes horrendos y para aliviar, así, el sufrimiento de las víctimas”.

Entre otras cosas, el documento asegura contar con el respaldo del papa Francisco, de quien adjuntó una declaración al respecto.

“Exhorto a la comunidad internacional a adoptar estrategias unánimes y efectivas contra el tráfico de seres humanos, de tal modo que los hombres y mujeres no sean utilizados en ninguna parte del mundo y para que su dignidad, inviolable, pueda ser siempre respetada”, fue la frase del Papa incluida en la declaración de objetivos.

Desde su elección, el 13 de marzo de 2013, el papa se ha mostrado siempre muy atento al tema de la trata de personas y ha denunciado esta plaga en numerosas ocasiones como cuando durante el rezo dominical del Ángelus del 19 de enero pidió acabar con “los mercaderes de carne humana que quieren esclavizar a los inmigrantes y refugiados”.

En el marco del mismo evento, el papa Francisco se reunió con cuatro ex prostitutas, que viven actualmente bajo un sistema de protección de su identidad, con las que habló durante unos minutos sobre su historia, además de que las animó a superar su trauma.

También ayer, el Pontífice advirtió que la dictadura del pensamiento único, que “mata la libertad de los pueblos y de las conciencias”, aún está presente en la sociedad por lo que es necesario “orar y estar vigilantes”.

“Todavía hoy se da la dictadura del pensamiento único. Una dictadura que mata la libertad de los pueblos, de las personas y de las conciencias. Es necesario orar y permanecer vigilantes”, aseveró el Papa en la misa celebrada en su residencia.Durante su homilía, el Francisco explicó la cerrazón de los fariseos ante el mensaje de Jesús y criticó a todos aquellos que, del mismo modo, tienen “el corazón y la mente cerrados” y que no son capaces de recibir el “mensaje de novedad” portado por Cristo.”Es un pensamiento cerrado que no está abierto al diálogo, a la posibilidad de que haya algo más. No se trata de testarudez. Es algo más. Es idolatría del pensamiento propio”, afirmó el Papa.Esta incapacidad de abrirse al diálogo es la causante, según el Pontífice, de muchas de las desgracias que la humanidad ha padecido.”El siglo pasado conocimos las dictaduras del pensamiento único, que costaron la vida a muchas personas pero que, en el momento en el que los dictadores se sentían los dueños, no se podía pensar de otro modo”, subrayó.El Papa argentino alertó de que aún hoy existe la idolatría del pensamiento único y alegó que, en muchas ocasiones, si una persona no piensa como el resto, es criticada por no ser moderna ni abierta.Esta imposición del pensamiento llega, según explicó durante su alocución en la misa, a afectar el ámbito político ya que, en muchas ocasiones, cuando un gobernante pide una ayuda financiera, se le imponen directrices a la hora de legislar.”Vigilen y rezen. No sean bobos. No compren cosas que no sirvan, sean siempre humildes y oren para que el Señor siempre nos conceda la libertad del corazón abierto”, señaló.

Pensamiento | Dictadura

El Papa Francisco invitó a los fieles a luchar contra la dictadura del pensamiento.

Cerrazón

Durante su homilía, el Sumo Pontífice explicó la cerrazón de los fariseos ante el mensaje de Jesús.

Mente cerrada

También criticó a aquellos que tienen “el corazón y la mente cerrados”, que no reciben el mensaje portado por Cristo.




Volver arriba