Invitan al Papa a visitar Paraguay

Invitan al Papa a visitar Paraguay

Reunión privada de Horacio Cartes y el Sumo Pontífice

El papa Francisco con Horacio Cartes, el presidente paraguayo

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El papa Francisco y el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, se reunieron ayer durante media hora en el Vaticano, donde el mandatario agradeció al Pontífice argentino el cariño demostrado a su país y éste le aseguró que haría todo lo posible para visitar su país.

El presidente, según explicó a los medios tras el encuentro, le dijo al Papa que no podía regresar a Paraguay sin anunciar que visitaría el país, algo que ocasionó la risa del Pontífice, quien respondió que no es él quien maneja su agenda pero que, no obstante, pondrá todo su empeño para visitar a los paraguayos.

Cartes y su delegación fueron recibidos por el prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gaenswein, y conducidos hasta el Papa, con quien después mantuvo un encuentro en privado.

El presidente iba acompañado por una delegación de 10 personas, entre ellas su hermana Sara y la mediana de los tres hijos del mandatario, Sofía, ya que en la anterior ocasión en la que visitaron a Francisco, el pasado noviembre, vino la más pequeña, María Sol.

También formó parte de la delegación paraguaya el canciller, Eladio Loizaga; el líder del Partido Colorado, Javier Zacarías Irún, quien fue su principal rival en las elecciones internas partidistas de 2012, y su esposa, Sandra McLeod, así como Marilda Arguello de Afara, la esposa del vicepresidente, y otros funcionarios.

El presidente llegó el sábado para participar en la ceremonia de canonización el domingo de los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, y fue recibido en el Aula Pablo VI, no en el palacio pontificio, ya que en en este sitio se celebraba la reunión con la comisión cardenalicia para la reforma de la Curia y a ella asistía el Papa.

Cartes, a su llegada a Roma, ya había destacado cómo el papa Francisco ha expresado en varias ocasiones su cariño por el pueblo del Paraguay y en especial por la mujer paraguaya.Ayer volvió a hacerlo ya que, según dijo el presidente, el Papa le confesó que “quiere y admira” mucho al pueblo paraguayo.”En reiteradas ocasiones, me dijo que contáramos con él. Y te hace sentir que no solamente es de palabra y que uno puede realmente contar con él. Puro corazón y puro amor hacia nosotros”, declaró el mandatario.Durante el encuentro, el Pontífice volvió a elogiar a las mujeres paraguayas, a quienes sugirió en una ocasión para el Premio Nobel de la Paz por su labor tras la guerra de la Triple Alianza contra Brasil, Argentina y Uruguay (1865-1870), cuando se aplicaron a tener muchos hijos para repoblar el país.El presidente paraguayo regaló al pontífice unos tejidos elaborados a mano por paraguayas y un rosario de cuentas de madera, que aseguró que “le habían encantado y que usaría”.El Papa hizo entrega a Cartes de un medallón de bronce con la imagen de San Martín De Tours, patrón de Buenos Aires, así como su exhortación apostólica “Evangelii gaudium” (la alegría del evangelio), en la que le indicó algunos apartados con “temas socio-económicos”.Los pobres fueron de nuevo recordados por Francisco durante su encuentro con el mandatario paraguayo, a quien instó a intensificar los esfuerzos para combatir la pobreza.El papa se despidió del jefe de Estado mandando saludos a todo el pueblo paraguayo.En una entrevista concedida a Radio Vaticana, Cartes adelantó que agradecería al papa el cariño que siempre ha demostrado al pueblo paraguayo, que se pondría a su disposición y le explicaría cómo va la mesa de diálogo con los obispos.Fuentes de la presidencia destacaron las excelentes relaciones del país con la Iglesia católica y recordaron la creación bajo este gobierno de una mesa de diálogo con la Conferencia Episcopal Paraguaya para la lucha contra la pobreza y para oír la voz de los obispos en otros temas.Esta fue la segunda audiencia privada que concede el papa Francisco a Cartes en menos de seis meses.Ayer, el presidente asistió a una misa en recuerdo de la monja María Felicia de Jesús Sacramentado, más conocida como “Chiquitunga”, en proceso de beatificación, en la que se rezó por la pronta liberación de Arlan Fick, el joven de 16 años secuestrado por el Ejército del Pueblo Paraguayo el pasado 2 de abril.




Volver arriba