Exhorto a cuidar la vida

Invita el Papa a instituciones a cuidar la creación

El papa Francisco bendice a los fieles desde la ventana de su estudio

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El papa Francisco instó ayer a reforzar los esfuerzos de asociaciones e institucionales para la salvaguardia de la creación, la vida y la salud de la gente.

Esto tras impartir la bendición dominical con el Angelus, al mediodía de ayer domingo desde la ventana de su estudio personal en el Palacio Apostólico del Vaticano y ante más de 60 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro.

Asimismo, recordó que ayer en Italia se celebró la Jornada del Cuidado de la Creación, promovida por la conferencia episcopal, que este año lleva por título: “Educar en la custodia de la creación, por la salud de nuestros países y de nuestras ciudades”.

“Deseo que se refuerce el empeño de todos, instituciones, asociaciones y ciudadanos, para que sea salvaguardada la creación, la vida y la salud de las personas, también respetando el ambiente y la naturaleza”, indicó.

También saludó a un grupo de parlamentarios católicos de diversas partes del mundo, reunidos en su quinto encuentro. A ellos los animó a vivir el “delicado rol de representantes del pueblo en conformidad a los valores evangélicos”.

“Nosotros cristianos vivimos en el mundo plenamente insertados en la realidad social y cultural de nuestro tiempo, y es justo que sea así, pero esto implica el riesgo de que nos volvamos mundanos”, refirió.

De igual forma, mencionó el llamado de Jesús que puso en guardia contra el riesgo de que la sal pierda el sabor, es decir que el cristiano se diluya, pierda la carga de novedad que viene del Señor.

Estableció que debería ser al contrario: “cuando en los cristianos permanece la fuerza del evangelio, ella puede transformar los criterios de juicio, los valores determinantes, los puntos de interés, las líneas de pensamiento, las fuentes inspiradoras y los modelos de vida”, declaró.

Papa | Mensaje

El papa Francisco subrayó que la fuerza del Evangelio permanece en los cristianos.

Cristianos diluidos

“Es triste encontrar cristianos diluidos, no se sabe si son cristianos o mundanos, como el vino diluido que no se sabe si es vino o agua”, señaló.

Sal sin sabor

“Es triste encontrar cristianos que no son más la sal de la tierra. Su sal perdió el sabor porque se entregaron al espíritu del mundo”, apuntó.




Volver arriba