El Papa emprende histórico viaje

La visita a Tierra Santa representa varios desafíos

Monseñor Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, arzobispo de Yucatán, entrega al papa Francisco un libro acerca de la Catedral de Mérida, anteayer, durante una reunión con prelados mexicanos en el Vaticano

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El papa Francisco comienza hoy su viaje a Tierra Santa, que concluirá el 26 de mayo, en el que visitará Jordania, Palestina e Israel y que será fundamentalmente religioso, pero también tendrá un importante carácter diplomático.

En la pasada audiencia general de los miércoles, Francisco pidió oraciones para el viaje que emprende y subrayó que es una visita “estrictamente religiosa”, que sigue los pasos de la peregrinación de Pablo VI en la cuna del cristianismo, de la que se cumplen 50 años.

El Pontífice repite así el histórico gesto realizado por Pablo VI y se encontrará en la delegación apostólica de Jerusalén con el patriarca ecuménico Bartolomé I, “en la misma habitación” en la que su predecesor se reunió por primera vez con el entonces líder ortodoxo Atenagoras I.

Durante el viaje, Francisco y Bartolomé I coincidirán en otras tres ocasiones.

Para el Papa también será, como lo fue para Juan Pablo II y Benedicto XVI, un peregrinaje por los lugares símbolos del cristianismo como el Santo Sepulcro, Cenáculo, Monte de los Olivos, o el río Jordán, en una tierra donde los cristianos representan una minoría.

El viaje del Pontífice también tendrá importantes desafíos diplomáticos, como el fortalecer el diálogo ecuménico, pero también entre las diferentes confesiones presentes en la región y cuyas históricas rencillas se han hecho más tensas en los últimos días.

La voluntad de que este viaje sirva como ejemplo y símbolo de diálogo la ha marcado el Papa con un “gesto formidable”, como lo definió el Vaticano, pues estará acompañado en esta visita por dos amigos argentinos, el rabino de Buenos Aires, Abraham Skorka, y del profesor musulmán Omar Abbud, presidente del Instituto del Diálogo Interreligioso en la capital argentina.

El Pontífice también desveló el miércoles que el segundo motivo de su viaje será “rezar por la paz en esa Tierra que sufre tanto” y la búsqueda de la paz entre israelíes y palestinos, y en Siria, serán los temas principales que abordará con las autoridades de los tres Estados que visitará.

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, explicó en una entrevista a la televisión del Vaticano que “el fruto” que se espera de este viaje es que el Pontífice argentino “pueda ayudar a todos los responsables y a todas las personas de buena voluntad a tomar decisiones valientes en la vía de la paz” y recordó la esperanza de paz entre israelíes y palestinos.

“El derecho de Israel de existir y de gozar de paz y seguridad dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas y el derecho del pueblo palestino de tener una patria, soberana e independiente, el derecho de desplazarse libremente y el derecho de vivir en dignidad”, ha señalado el Papa con anterioridad.El papa Francisco llegará a Amán el día 24 y tras aterrizar en el aeropuerto de la capital jordana se trasladará al palacio real, donde el rey Abdalá II le recibirá oficialmente y ambos pronunciarán sendos discursos.Irá después a celebrar la misa en el mismo estadio al que ya acudieron Juan Pablo II y Benedicto XVI en sus respectivas visitas; allí se dará la primera comunión a 1,400 niños y luego el papa se trasladará al río Jordán, donde Jesús fue bautizado, y bendecirá las aguas como Pablo VI.En la Iglesia latina de Betania, a orillas de ese río, habrá un encuentro con unos 600 refugiados y enfermos y el Papa pronunciará un discurso; posteriormente pernoctará en la nunciatura de Amán.El domingo irá en helicóptero desde la capital jordana a Belén, donde le recibirá el presidente palestino, Mahmud Abás, y se reunirá con las autoridades, para después celebrar una misa al aire libre en la plaza del Pesebre, junto al lugar donde la tradición dice que nació Jesús.Francisco visitará de manera privada la gruta de la natividad y después se trasladará a Dheisheh, donde encontrará a los niños que viven en ese campamento de refugiados, así como en los de Aida y Beit Jibrin.Pasado mañana, el papa visitará al Gran Mufti de Jerusalén en el edificio del Gran Consejo en la Explanada de las Mezquitas y luego protagonizará otro momento simbólico, la visita al Muro de las Lamentaciones, en una grieta del cual dejará un mensaje, como es la costumbre.También está prevista la visita al memorial Yad Vashem, que recuerda el genocidio judío durante la II Guerra Mundial y se reunirá con los dos grandes rabinos de Israel en el centro Heichal Shlomo.El pontífice argentino pronunciará en tres días catorce discursos y, según su línea habitual, se trasladará en algunos momentos en el papamóvil descubierto para saludar a la gente y a los fieles.




Volver arriba