Diversidad en la iglesia

Diversidad en la iglesia

Ya es parte de un consejo de la Santa Sede Mons Rivera

El cardenal Norberto Rivera forma parte del Consejo de Economía

CIUDAD DEL VATICANO (AP ).- El papa Francisco nombró al arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, y a un purpurado peruano entre los ocho cardenales y siete laicos que forman el Consejo de Economía que asesorará al recién creado “Ministerio de Economía”, anunció ayer el Vaticano.

Además de monseñor Rivera Carrera, fue designado el arzobispo primado de Lima (Perú), cardenal Juan Luis Cipriani Thorne.

El Consejo de Economía se reunirá periódicamente para evaluar directrices y prácticas concretas y preparar y analizar los informes sobre las actividades económico-administrativas de la Santa Sede.

Universidad

El director de la oficina de prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi, destacó el hecho que “los miembros nombrados para el Consejo provengan de diversas áreas geográficas, pues eso refleja la universidad de la Iglesia”.

“La constitución del Consejo para la Economía es un paso clave hacia la consolidación de las actuales estructuras de gestión de la Santa Sede, con el fin de mejorar la coordinación y la vigilancia sobre los asuntos económico-administrativos. El Consejo ya está en operación y su primer encuentro está previsto para mayo”, agregó Federico Lombardi

Los otros seis cardenales, que integrarán el Consejo de Economía durante cinco años, son el alemán Reinhard Marx (coordinador), el estadounidense Daniel DiNardo, el sudafricano Wilfrid Napier, el francés Jean Pierre Ricard, el obispo de Hong Kong, John Tong Hon, y el vicario general de Roma, Agostino Vallini.

Los siete laicos son Joseph F.X. Zahra, ex director del Banco Central maltés, el francés Jean Baptiste de Franssu, el norteamericano John F. Kyle, el ex ministro de Finanzas de Singapur George Yeo y el alemán Jochen Messemer, así como el economista español Enrique Llano Cueto, y Francesco Vermiglio, docente de la universidad de Mesina (Sicilia).

Los nombres de los 15 miembros fueron comunicados ayer por la oficina de prensa del Vaticano y el coordinador de la Comisión y ya miembro del llamado “G8″ vaticano, el organismo formado por ocho cardenales nombrado por el papa para acometer la reforma de la Curia, es el arzobispo de Munich y Frisinga, Reinhard Marx.Además de los arzobispos de Lima y México, el resto son el arzobispo de Galveston-Houston (EEUU), Daniel Di Nardo; arzobispo de Durban (Sudáfrica), Wilfrid Fox Napier; arzobispos de Burdeos (Francia), Jean-Pierre Ricard; arzobispo de Hong Kong, John Tong Hon y el vicario general del papa en Roma, Agostino Vallini.Mientras que el vicecoordinador de la Comisión es el sacerdote maltés Joseph Zahra.En la lista de los siete laicos están el español Enrique Llano Cueto; el francés Jean-Baptiste de Franssu, el canadiense John Kyle, el alemán Jochen Messemer, el italiano Francesco Vermiglio y George Yeo, de Singapur.El arzobispo de Lima, Juan Luis Cipriani Thorne, como el arzobispo de ciudad de México, Norberto Rivera Carrera, ya formaban parte de la Comisión Pontificia para la Organización de la Estructura Económica-Administrativa de la Santa Sede creada por el papa en 2013 y que ha sido sustituida por este nuevo organismo.Al igual que los arzobispos de Durban; Burdeos, Hong Kong y el vicario general del papa en Roma, Agostino Vallini.El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, explicó que la relación entre este Consejo y la Secretaría, el nuevo “ministerio de Economía” del Vaticano, será establecida en los estatutos, pero que este organismo tiene su autoridad y no es sólo un mero órgano consultivo.”El Consejo de economía determina las políticas y las directivas y la Secretaría las pondrá en marcha”, resumió hace algunas semanas el portavoz vaticano la reforma aprobada por el papa.Lombardi añadió que la Comisión es ya operativo y su primera reunión oficial será en mayo.La creación del Consejo y la Secretaria para la Economía es “un paso clave hacia la consolidación de las actuales estructuras de gestión de la Santa Sede y para mejorar la coordinación y vigilancia de las cuestiones económicas-administrativas”.En el “Motu Proprio” con el que creó estos organismo, el papa destacó que la Iglesia además de “tutelar y gestionar con atención sus propios bienes” también tiene que utilizar sus recursos con “particular premura hacia los necesitados”.




Volver arriba