Detienen a dos hombres que pretendían quemarse en el Vaticano

Un hombre se vierte una botella con gasolina para prenderse fuego en la Plaza de San Pedro en el Vaticano.-

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- La Gendarmería vaticana detuvo hoy a dos integrantes del movimiento italiano “Forconi” de afectados por la crisis, que amenazaron con quemarse a lo bonzo en la plaza de San Pedro si no eran recibidos por el papa Francisco.

El suceso tuvo lugar a las 16:30 hora local (15:30 GMT) bajo el conocido brazo de Carlomagno, la parte izquierda de la columnata, cuando dos hombres accedieron a la plaza con medio litro de líquido inflamable en una botella de plástico y dos encendedores.

Una vez dentro, los hombres vociferaron que se quemarían a lo bonzo si no eran escuchados por alguna institución o si el Vaticano no les concedía asilo.

“No hay trabajo, no tenemos casa y nadie nos da nada. Y además, si no pagamos los impuestos, somos unos parásitos. ¡Echémosles a todos!”, gritaron en alusión a los políticos, a quienes este movimiento culpa de la crisis económica que atraviesa el país.

Rápidamente, agentes de la Gendarmería vaticana, en colaboración con la Policía italiana, blindaron la plaza de San Pedro para, media hora después, proceder a la detención de los dos hombres.

Los detenidos, según refieren medios italianos, participaron ayer en la protesta de los ‘forconi’ frente a la sede de la Cámara de los Diputados italiana y en la ocupación de la iglesia romana de Santa María in Aquiro.

Desde ayer, este grupo reivindicativo se ha manifestado en la capital italiana, lo que ha derivado en enfrentamientos con las fuerzas del orden.

En los últimos tiempos, la plaza de San Pedro se ha convertido en un centro de reivindicación.

El pasado mayo, un empresario italiano pasó la noche encaramado a la cúpula de la basílica de San Pedro del Vaticano con una pancarta en la que podía leerse “stop a la masacre, no al euro”.

El 19 de diciembre, una integrante del grupo feminista Femen fue detenida en la plaza por agentes de paisano en el momento en el que, a pecho descubierto, comenzaba su protesta en contra de la política de la Santa Sede sobre el aborto.




Volver arriba