Confía Vaticano su reorganización a McKinsey & Company y KPMG

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El Vaticano anunció hoy que ha decidido contratar los servicios de dos gigantes mundiales de la consultoría estratégica, McKinsey & Company KPMG, para que desarrollen planes de reorganización interna.

Ambas firmas fueron seleccionadas tras un “proceso formal de licitación” lanzado por la Pontificia Comisión Referente de estudio para los Asuntos Económicos y Administrativos de la Santa Sede.

Este organismo fue creado por el Papa Francisco para ayudar en la reforma de las estructuras pontificias.

McKinsey desarrollará en colaboración con los responsables de las oficinas interesadas, un plan integral para hacer más funcional, eficaz y moderna la organización de los medios de comunicación vaticanos.

“El proyecto de consultoría tendrá el objetivo de ofrecer a la comisión los elementos útiles para las oportunas recomendaciones al respecto al santo padre” indicó una declaración de la sala de prensa del Vaticano.

Por su parte KPMG, con presencia en 155 países, colaborará en “alinear los procedimientos contables de todos los entes de la Santa Sede con los estándares internacionales”.

Estas dos corporaciones no son las únicas que trabajan para la Santa Sede durante el pontificado del Papa Francisco, ya el 15 de noviembre pasado la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano informó de la contratación de la auditora Ernst & Young.

También a instancias de la mencionada Pontificia Comisión Referente y luego de un proceso de selección, se encomendó a esa empresa efectuar un trabajo de comprobación y de asesoramiento sobre las actividades económicas y sobre los procesos de gestión del ente vaticano.

“La documentación con los resultados de la asesoría estará a disposición de la comisión y servirá para proponer eventuales recomendaciones dirigidas a mejorar la eficiencia y la eficacia de los procesos económicos y administrativos de la gobernación”, informó una nota.

Un mes antes, el 15 de octubre, se hizo público otro contrato similar. La empresa Promontory Financial Group inició una auditoría a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA), el organismo que controla contrataciones y patrimonio vaticano.

Promontory ya trabajaba, desde hace meses, en un estudio minucioso de todas y cada unas de las cuentas abiertas en el Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como ‘banco del vaticano’, que ha provocado el cierre de numerosas posiciones sospechosas de ser utilizadas para lavado de dinero.




Volver arriba