“Bocanada de aire fresco”

La popularidad del Papa trasciende en Estados Unidos

1_080314p2francisphoto01

WASHINGTON (EFE).- El papa Francisco ha encandilado a Estados Unidos, el cuarto país con más católicos del mundo, y su popularidad empieza a trascender el ámbito de la religión cuando se va a cumplir el primer aniversario de su elección, el 13 de marzo.

Sus intenciones gustan, sus palabras convencen y sus reformas se aplauden: el discurso del primer pontífice latinoamericano de la historia ha calado entre los católicos estadounidenses, pero también entre los que no lo son.

“Es fascinante su capacidad para involucrar y atraer a un amplio espectro de gente”, comenta a EFE Thomas Groome, presidente del Departamento de Educación Religiosa y Ministerio Pastoral y profesor de Teología del Boston College.

Groome explica que Francisco le ha dado “un toque hispano” al papado, que ha supuesto una “bocanada de aire fresco” y ha cambiado el estado de ánimo de la Iglesia, pese a que subraya que su ámbito de influencia no se limita a esta confesión.

Barack Obama

Empezando por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que visitará el Vaticano el próximo 27 de marzo, muchos políticos han citado las ideas del Papa para aprovechar su tirón.

Le han tomado como modelo congresistas tan dispares como el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, que se declara mormón; el congresista republicano Paul Ryan, católico, o el senador independiente Bernard Sanders, de religión judía.

El 85% de los católicos de Estados Unidos tiene una visión favorable del Papa y en la población general su aprobación se sitúa en el 65%, según una encuesta que acaba de publicar el Centro de Investigaciones Pew.

La valoración de los católicos estadounidenses de Francisco es ya superior a la máxima que tuvo Benedicto XVI -un 83% en 2008, tras su visita a Washington y Nueva York-, pero no llega a los niveles de Juan Pablo II, que superó en varios momentos el 90%.Sin embargo, el estilo de Francisco, con un discurso humilde y centrado en la pobreza que combina con las reformas en el Vaticano, gana adeptos en un país donde se calcula que hay algo más de 77 millones de católicos, aproximadamente una cuarta parte de la población.Y la admiración por el pontífice en Estados Unidos aún podría crecer más si, como tiene previsto, finalmente acude el año que viene al Encuentro Mundial de las Familias que se celebra en Filadelfia.”El mensaje del papa Francisco es muy simple: es un hombre que habla de compasión, de clemencia, que cuida de los oprimidos (…). Está menos preocupado por la doctrina y más por la evangelización”, apunta Groome.El presidente de la Red Católica Nacional de Pastoral Juvenil Hispana, Alejandro López-Cardinale, afirma a EFE que muchos jóvenes perciben que el Papa se refiere a su realidad “no solamente con palabras, también con el ejemplo”, como cuando recién instalado como obispo de Roma lavó los pies a jóvenes presos.”Esta acción, quizá no bien vista entre los litúrgicos y canonistas, fue absolutamente bien recibida por la gente, máxime entre los jóvenes”, incide López-Cardinale.”Sus ejemplos hablan mucho más que sus palabras. Y para la mentalidad pragmática de los norteamericanos, esos ejemplos dicen mucho”, consideró el presidente de la Pastoral Juvenil Hispana.La cuestión, para el profesor de Teología y director del Instituto de Estudios Latinos de la Universidad de Notre Dame, Timothy Matovina, es si gracias al Papa habrá un mayor compromiso hacia la fe católica.”No lo conseguirá con todos, pero renovará la fe de muchos”, pronosticó Matovina en declaraciones a EFE.A pesar de que en Estados Unidos se ha especulado en las últimas semanas sobre un “efecto Francisco”, la encuesta de Pew muestra que su enorme popularidad no se ha traducido de forma clara en la forma en que los estadounidenses viven su fe.Ni ha aumentado el número de católicos, ni hay más practicantes de esta confesión, pero un 26% de católicos reconoce estar más emocionado sobre su fe que el año pasado, un 40% ha rezado más y un 21% ha leído más la Biblia.Michael Lee, profesor asociado de Teología en la Universidad de Fordham y vicepresidente de la Academia de Teólogos Hispanos de los Estados Unidos, piensa que la clave para que los cambios introducidos por el Papa arraiguen es que los líderes religiosos locales (obispos, sacerdotes…) los sigan.”Si no -reflexiona Lee-, el ‘efecto Francisco’ será una fase pasajera o, peor, una especie de adoración de la celebridad de Francisco sin tomarse en serio su mensaje y su ejemplo”.




Volver arriba