Advierte el Papa que inducir al consumismo es ‘agresión violenta’

 

CIUDAD DEL VATICANO (Notimex).- El Papa Francisco advirtió hoy que cuando la comunicación tiene como objetivo preponderante inducir al consumo o a la manipulación de las personas, se convierte en una ‘agresión violenta’.

Esto en su mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que fue dado a conocer este jueves por El Vaticano y lleva por título: ‘ La comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro’.

‘Dialogar significa estar convencidos de que el otro tiene algo bueno que decir, acoger su punto de vista, sus propuestas. Dialogar no significa renunciar a las propias ideas y tradiciones, sino a la pretensión de que sean únicas y absolutas’, indicó el texto.

Jorge Mario Bergoglio constató que el mundo se hace cada vez más ‘pequeño’ gracias al desarrollo de la tecnología que debería acercar a los seres humanos. Precisó que no obstante, en la humanidad aún quedan divisiones muy marcadas.

Enumeró entre estos contrastes a la ‘escandalosa distancia entre el lujo de los más ricos y la miseria de los más pobres’, a las numerosas formas de exclusión, marginación y pobreza así como de conflictos por causas económicas, políticas, ideológicas y religiosas.

‘En este mundo, los medios de comunicación pueden ayudar a que nos sintamos más cercanos los unos de los otros, a que percibamos un renovado sentido de unidad de la familia humana que nos impulse a la solidaridad y al compromiso serio por una vida más digna para todos’, afirmó.

‘Comunicar bien nos ayuda a conocernos mejor entre nosotros, a estar más unidos. Los muros que nos dividen solamente se pueden superar si estamos dispuestos a escuchar y a aprender los unos de los otros’, añadió.

Consideró necesario resolver las diferencias mediante formas de diálogo que permitan crecer en la comprensión y el respeto mutuo, ya que la ‘cultura del encuentro’ requiere estar dispuestos no sólo a dar, sino también a recibir de los demás.

Según el Papa los medios de comunicación pueden ayudar en esa tarea, especialmente el Internet que puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y de solidaridad entre todos; lo cual es algo bueno, un ‘don de Dios’.

Una herramienta que tiene también ‘aspectos problemáticos’ –dijo-, como la velocidad que supera la capacidad de reflexión y de juicio, que no permite una expresión mesurada y correcta de uno mismo.

Por eso insistió que el mundo de la comunicación puede ayudar a crecer o, por el contrario, a desorientar a la sociedad, especialmente por el deseo constante de conexión digital que puede terminar por aislar de las personas que se tiene al lado.

‘Hoy corremos el riesgo de que algunos medios nos condicionen hasta el punto de hacernos ignorar a nuestro prójimo real’, sostuvo.

‘Tenemos que recuperar un cierto sentido de lentitud y de calma. Esto requiere tiempo y capacidad de guardar silencio para escuchar. Necesitamos ser pacientes si queremos entender a quien es distinto de nosotros’, estableció.

 



Volver arriba